REGLAMENTO INTERIOR DE LA DIRECCION GENERAL DE LA POLICIA JUDICIAL

Genaro Borrego Estrada, Gobernador Constitucional del Estado de Zacatecas, en uso de las facultades que me confieren las fracciones III y XXVII del artículo 59 y los artículos 62 y 79 de la Constitución Política del Estado de Zacatecas y con fundamento en el artículo 11 de la Ley Orgánica de la Administración Pública del Estado, he tenido a bien expedir el siguiente

Reglamento

REGLAMENTO INTERIOR DE LA DIRECCION GENERAL DE LA POLICIA JUDICIAL

TITULO PRIMERO
Disposiciones generales

Capítulo único

Artículo primero. El presente Reglamento interior es de observancia obligatoria para la Policía Judicial del Estado de Zacatecas.

Art. 2º El Gobernador del Estado es el jefe supremo de la fuerza pública y por lo tanto de la Policía Judicial quien delegará sus funciones en el Procurador General de Justicia.

Art. 3º La policía judicial tendrá las siguientes atribuciones:

I. Investigar los hechos delictivos en que los agentes del Ministerio Público soliciten su intervención así como aquellos de que tengan noticia directamente debiendo en este caso, hacerlo del conocimiento inmediato del agente del Ministerio Público que corresponda; sin perjuicio de tomar las medidas preventivas que estime conveniente;

II. Buscar las pruebas de la existencia de los delitos y las que tiendan a determinar la responsabilidad de quienes en ellos participaron;

III. Entregar los citatorios y presentar a las personas que le soliciten los agentes del Ministerio Público para la práctica de alguna diligencia;

IV. Ejecutar las órdenes de presentación, comparecencia, aprehensión y cateo que emitan los órganos jurisdiccionales;

V. Poner inmediatamente a disposición de la autoridad competente, a las personas aprehendidas y a las que deban ser presentadas por orden o comparecencia;

VI. Llevar el registro, distribución, control y trámite de las órdenes de presentación, comparecencia, aprehensión y cateo que giren los órganos jurisdiccionales y las de presentación o investigación que despache el Ministerio Público;

VII. Cumplir las instrucciones que reciba de sus superiores en el ejercicio de las funciones o con motivo de ellas; y

VIII. Las demás que señalen las leyes y reglamentos.

Art. 4º Cuando el Ministerio Público inicie una averiguación, cesarán las diligencias que en prevención hubiere practicado la policía judicial, obedeciendo órdenes de aquél y en el acto le entregará dichas diligencias así como los objetos relacionados con el delito, y los detenidos si los hubiere.

Art. 5º La policía judicial en ejercicio de sus funciones, observará estrictamente las disposiciones legales correlativas a las diligencias que practique y se abstendrá bajo su responsabilidad, de utilizar procedimientos fuera de la Ley.

Art. 6º La policía judicial prestará al requerimiento de los funcionarios respectivos, el servicio necesario a los jueces y tribunales para conservar el orden en las audiencias y en todas aquellas diligencias que así lo requieran.

Art. 7º Las órdenes para el servicio de la policía judicial serán siempre por escrito, debiendo suscribirlas la autoridad de la que emanen y autorizadas con la rúbrica del Procurador General de Justicia.

Art. 8º Los informes de los agentes de la policía judicial deberán ser dirigidos al Director, elaborados en máquina de escribir, suscritos y rubricados por ellos mismos, a efecto de control y para ser turnados a la autoridad o funcionario que corresponda debiendo contener los siguientes datos:

I. Día, hora, lugar y forma en que el hecho delictuoso fue ejecutado;

II. Nombres, apellidos, apodo, edad, ocupación, nacionalidad y domicilio de el o los participantes;

III. Nombres, apellidos, edad, ocupación, nacionalidad y domicilio de los testigos;

IV. Descripción del lugar donde se cometió el delito;

V. La declaración que se hubiere producido por el indiciado ante el agente y en la que se precise claramente la imputación; y

VI. Todos los indicios y circunstancias que puedan contribuir a aclarar el hecho o establezca una base segura o aproximada de investigación.

Art. 9º Siempre que agotada una investigación realizada por la policía judicial y haya personas detenidas, se levantará acta debidamente formalizada de acuerdo al artículo 8º de este Reglamento.

Art. 10. La policía judicial prestará auxilio y protección a todas las personas de acuerdo a las posibilidades de la institución.

Art. 11. Si la policía judicial descubriere actividades tendientes a la comisión de un delito y el resultado de las mismas pudieren impedirse, con la prontitud que el caso lo requiere, tratará de impedirlo, informando invariablemente al Ministerio Público.

TITULO SEGUNDO
Organización general

Capítulo I
Del personal

Art. 12. Para el ejercicio de las atribuciones, funciones y despacho de los asuntos de su competencia, la Dirección General de la Policía Judicial, contará con los siguientes servidores públicos:

I. Director general;

II. Subdirector operativo;

III. Subdirector administrativo;

IV. Coordinadores;

V. Primeros comandantes;

VI. Comandantes;

VII. Jefes de grupo;

VIII. Agentes; y

IX. Personal administrativo.

Capítulo II
Nombramientos

Art. 13. Para ser Director de la Policía Judicial se requiere:

I. Ser ciudadano mexicano por nacimiento, en pleno ejercicio de sus derechos;

II. Ser mayor de 30 años el día de la designación;

III. Tener grado de licenciatura o experiencia mínima de cinco años en actividades afines, debidamente acreditada y bachillerato o su equivalente; y

IV. No haber sido sentenciado como responsable de delitos intencionales.

Art. 14. Para los cargos de subdirector operativo, subdirector administrativo, coordinador operativo y coordinador administrativo, serán los mismos que señala el artículo anterior.

Art. 15. Para los cargos de primer comandante y comandante se requiere:

I. Ser ciudadano mexicano por nacimiento en pleno ejercicio de sus derechos;

II. Ser mayor de 25 años;

III. Haber concluido el bachillerato o equivalente o tener cuando menos tres años de experiencia en actividades afines debidamente acreditada; y

IV. No haber sido sentenciado como responsable de delitos intencionales.

Art. 16. Para ser jefe de grupo se requiere:

I. Tener cuando menos dos años de servicio efectivo como agente;

II. Haber aprobado el curso de especialidad en la academia de policía; y

III. Haber observado buena conducta y entrega al servicio.

Art. 17. Para ser agente de la policía judicial se requiere:

I. Ser ciudadano mexicano por nacimiento, en pleno ejercicio de sus derechos;

II. Ser mayor de 21 años;

III. Haber concluido la enseñanza secundaria o equivalente;

IV. Acreditar buena conducta y honorabilidad mediante recomendación de personas o instituciones de evidente solvencia moral;

V. No haber sido sentenciado como responsable de delitos intencionales; y

VI. Ser egresado de la academia de policía habiendo aprobado el curso básico de formación policial.

Capítulo III
De las credenciales y medios de identificación de los agentes

Art. 18. Los agentes de la policía judicial, por razón de sus funciones, se identificarán con la credencial que para tal efecto se les otorgue. Dicho documento contendrá la fotografía, nombre y categoría del agente, vigencia de la misma, número de la licencia colectiva de portación de armas, así como la autorización del C. Procurador General de Justicia.

Art. 19. Como medio complementario de identificación todo agente portará en los términos correspondientes la solicitud de apoyo de autoridades civiles y militares.

Capítulo IV
De los ascensos y derechos del personal

Art. 20. Todos los ascensos que se realicen en el cuerpo de la policía, serán por riguroso escalafón, para tal efecto se respetará el escalafón que se tiene en la dirección de administración de personal, perteneciente a Oficialía Mayor de Gobierno del Estado, teniendo en consideración además la eficiencia y conducta del agente.

Art. 21. El Procurador General de Justicia, oyendo el parecer del Director de la Policía Judicial, hará las promociones correspondientes.

Art. 22. Cuando al hacer una promoción estén dos personas en idéntica situación, se efectuará un sorteo y quien no resulte beneficiado por el mismo, tendrá derecho preferente en la más inmediata promoción.

Para tener derecho a ascenso se tomará como base y puntuación a favor registrada en su expediente con motivo de eficiencia en el trabajo, notas de buena conducta y entrega al trabajo debiéndose entender que las correcciones disciplinarias y sanciones en general, motivarán la disminución en dicha puntuación.

Capítulo V
De las vacaciones

Art. 23. El personal de la policía judicial, gozará de dos periodos vacacionales al año, de 10 días hábiles cada uno siempre que tenga más de seis meses de servicio, de acuerdo con el calendario oficial y las necesidades del servicio.

Art. 24. Las vacaciones del personal las concederá el Director General de la Policía Judicial en los términos del artículo anterior y en forma tal que no se perjudique la regular tramitación de los asuntos.

Capítulo VI
De los estímulos

Art. 25. Para estimular al personal de la policía judicial por eficiencia en el trabajo y buena conducta, figurarán sus nombres en el cuadro de honor que para tal efecto estará fijado en la guardia de agentes.

La selección del personal se hará mensualmente por el Director General de la Policía Judicial, sancionada con el acuerdo del Procurador General de Justicia, todo estímulo o recompensa constará en el expediente personal.

Art. 26. Otros estímulos para el personal de la policía judicial serán los siguientes:

I. Felicitación en el orden del día;

II. Diploma al mérito, por valor, iniciativa y constancia extraordinaria;

III. Condecoración por servicios eficientes, continuados y distinguidos durante tres años ininterrumpidos;

IV. Recompensas obtenidas por auxilio a otros cuerpos de policía; y

V. Condecoración especial por trabajos de excepcional mérito.

Art. 27. Se instituirá un premio especial al mérito técnico y se otorgará a quienes hagan descubrimientos, innovaciones o sugerencias que tengan como resultado aumentar la eficiencia en el servicio policial en cualquiera de sus funciones.

Capítulo VII
De la disciplina, correcciones y sanciones

Art. 28. Todo miembro de la policía judicial, al aceptar un nombramiento, protestará ante el C. Procurador General de Justicia y bajo palabra de honor, desempeñar leal y honradamente el cargo conferido y cumplir dentro del marco jurídico su misión.

Art. 29. Deberán de observar respeto y educación al dirigirse a cualquier persona, a sus compañeros y máxime al tratarse de un superior. Toda corrección disciplinaria constará en su expediente personal.

Art. 30. Cuando un inferior estime que se le trata con injusticia se abstendrá de hacer manifestaciones en contra de sus superiores y acudirá respetuosamente a su jefe inmediato exponiendo la queja debidamente fundamentada.

Art. 31. Los jefes y empleados superiores, serán responsables directos de la disciplina y eficiencia del personal a sus órdenes, a quienes deben dar buen ejemplo en el cumplimiento del deber.

Art. 32. Las correcciones disciplinarias para el personal de la policía judicial serán las siguientes:

I. Apercibimiento;

II. Amonestación;

III. Arresto en las oficinas de la policía judicial hasta por ocho días;

IV. Suspensión hasta por quince días; y

V. Destitución.

Estas correcciones disciplinarias sólo podrán ser aplicadas por el Procurador General de Justicia y por el Director General de la Policía Judicial, debiendo éste o la persona que designe oír al inculpado si éste así lo solicita dentro de las veinticuatro horas siguientes, resolviendo el titular oportunamente lo que proceda.

Art. 33. En lo referente a delitos se estará a lo dispuesto en la Ley de Responsabilidades de los Funcionarios y Empleados Públicos del Gobierno del Estado, el Código Penal y el reglamento interior del Ministerio Público.

TITULO TERCERO
De las atribuciones y obligaciones

Capítulo I
El Director General

Art. 34. El Director General de la Policía Judicial tendrá bajo su mando inmediato a los agentes y empleados de la misma, siendo estrictamente responsable de la disciplina, eficiencia y eficacia de sus subordinados.

Art. 35. Son obligaciones del Director las siguientes:

I. Acordar diariamente con el Procurador General de Justicia los asuntos concernientes al servicio;

II. Distribuir en forma que estime conveniente, las órdenes que para su despacho reciba de las autoridades competentes;

III. Visitar regularmente los locales de detención y tomar las medidas necesarias y convenientes de acuerdo con las situaciones que observe;

IV. Hacer ante el C. Procurador General de Justicia, las gestiones que estime pertinentes para nombramientos, ascensos y premios a los agentes por méritos policiales;

V. Fijar horarios para la celebración cotidiana de la revista general del personal, en la cual deberá estar presente a efecto de registrar la asistencia de sus subordinados y distribuir entre ellos las órdenes de servicio;

VI. Intervenir directamente en las investigaciones y ejecución de órdenes cuando así lo requiera el servicio;

VII. Celebrar reuniones una vez a la semana cuando menos con el personal para coordinar el funcionamiento del servicio, adoptando en su caso, las medidas necesarias;

VIII. Rendir al C. Procurador General de Justicia un informe mensual de las actividades realizadas en la Dirección General de la Policía Judicial;

IX. Calificar las sanciones que deban imponerse a quienes contravengan este reglamento y notificarles para su ejecución por medio de boletas, las cuales destinarán un tanto para el sancionado, otro para el jefe de grupo y uno más para la subdirección administrativa para ser integrado al expediente personal;

X. Revisar la correspondencia que deberán rubricar los subdirectores;

XI. Manejar directamente el movimiento de entrada y salida de detenidos;

XII. Las demás que le confiere el Procurador General de Justicia; y

XIII. Las enmarcadas dentro del reglamento interior del Ministerio Público.

Capítulo II
Del subdirector operativo

Art. 36. Las faltas temporales del Director serán suplidas por el subdirector operativo teniendo las mismas facultades que el presente reglamento confiere al mismo; además ordinariamente auxiliará al C. Director en las funciones que éste le encomiende.

Art. 37. Son funciones del subdirector operativo:

I. Analizar y canalizar al grupo correspondiente las órdenes de presentación, comparecencia, aprehensiones y cateos, que recibe la Dirección de los órganos jurisdiccionales para su cumplimiento inmediato;

II. Supervisar las operaciones en la búsqueda de pruebas de la existencia de los delitos y las que tiendan a determinar la responsabilidad de quienes en ellos participaron;

III. Supervisar el trato que se le dé a las personas detenidas en los separos de la policía judicial, vigilando que no se violen las garantías individuales, que sean puestos a disposición de la autoridad competente, dentro del término de Ley, o en su caso sean puestos en libertad cuando así proceda;

IV. Planear y acordar directamente con el Director las operaciones, tendientes a la aprehensión y captura de los delincuentes, así como las de dar seguridad a funcionarios e instalaciones de Gobierno; y

V. Proveer con su firma las resoluciones y los acuerdos del Director, las actas, las declaraciones y demás documentos que requieran autorización oficial.

Capítulo III
Del subdirector administrativo

Art. 38. El subdirector administrativo de la policía judicial, se encargará del trámite general de los asuntos de su competencia tales como:

I. Control del personal, movimientos de personal tales como altas, bajas, permisos, incapacidades; expediente personal, así como listas y revistas, instrucción, roles de servicio de guardia e imaginaria y emergencias de la corporación;

II. Control de vehículos, combustible y lubricantes, puestos a disposición de esta Dirección;

III. Control de los bienes muebles e inmuebles a cargo de la propia dependencia, elaborando los resguardos respectivos y procurando su buen uso así como su mantenimiento y conservación;

IV. Llevar al día y correctamente los registros y estadísticas de órdenes de aprehensión, presentación e investigación que sean giradas por las autoridades correspondientes y las que hayan sido cumplimentadas dando cuenta de las mismas al Director;

V. Proporcionar a los agentes el material necesario que sus comisiones requieran;

VI. Ejercer personalmente la vigilancia necesaria para evitar pérdidas de documentación, así como cuidar el orden, moralidad y disciplina, comunicando inmediatamente al Director las fallas que observe;

VII. Tramitar con prontitud la correspondencia recibida y la que se despache; así como rendir los informes a que se refiere el presente Reglamento;

VIII. Tendrá bajo su custodia el armamento de cargo y el asegurado, debiendo este último, con acuerdo del Director, hacer la remisión, a la Procuraduría General mediante relación que contenga: persona a quien se le aseguró, tipo, calibre y matrícula del arma, así como la fecha del aseguramiento; y

IX. Las demás que le confiera el Director de la Policía Judicial.

Capítulo IV
Del coordinador operativo

Art. 39. El coordinador operativo tendrá las siguientes funciones:

I. Auxiliará en sus funciones al subdirector operativo, supliéndolo en sus ausencias por razones de alguna comisión del servicio;

II. Coordinará y supervisará las operaciones de las comandancias del sector, vigilando que no existan rezagos en el cumplimiento de las órdenes de aprehensión, investigación, presentación, comparecencia y cateo giradas por los órganos jurisdiccionales y de la Dirección de la corporación;

III. Periódicamente supervisará a los grupos de distrito, constatando la presencia física y las actividades de los mismos;

IV. Coordinará las operaciones especiales que se efectúen en los diferentes sectores; y

V. Las demás que le confiera la Dirección.

Capítulo V
Del coordinador administrativo

Art. 40. El coordinador administrativo tendrá las siguientes funciones:

I. Auxiliará en sus funciones al subdirector administrativo supliéndolo cuando éste por exigencia del servicio se encuentre ausente;

II. Coordinará y supervisará las funciones que se le marcan en este Reglamento al subdirector administrativo y las demás que la propia Dirección le señale; y

III. Efectuará recorridos periódicos por los distritos judiciales, constatando la presencia física de los elementos, el adiestramiento de los mismos, el buen uso, mantenimiento y conservación del armamento de la policía judicial.

Capítulo VI
De los primeros comandantes, comandantes y jefes de grupo

Art. 41. Los primeros comandantes, comandantes y jefes de grupo tendrán el mando de los elementos destacados en los diferentes distritos judiciales.

Art. 42. Los primeros comandantes tendrán las siguientes funciones:

I. Dependerán del coordinador operativo y de sus superiores jerárquicos;

II. Serán responsables de cada sector de vigilancia en que está dividido el Estado para tal fin;

III. Supervisará los trabajos a desarrollar por los comandantes de distrito, coordinando la acción conjunta de los mismos cuando sea necesaria;

IV. Elaborará los planes tendientes al despliegue operativo de los grupos dentro de su sector a fin de establecer retenes para la aprehensión de delincuentes y para llevar a efecto las campañas de despistolización;

V. Evitará el rezago de las órdenes de aprehensión, investigación y presentación dentro de su sector;

VI. Integrará el informe quincenal de su sector y lo entregará al subdirector operativo.

Art. 43. Los comandantes tendrán las siguientes funciones:

I. Estará subordinado el primer comandante de sector;

II. Tendrá bajo su mando dos o más grupos judiciales de acuerdo a las necesidades del servicio y los que dentro de su distrito se internen por comisiones especiales;

III. Coordinará las actividades de los diferentes grupos de investigación, aprehensión y presentación;

IV. Coordinará en su distrito judicial la búsqueda y recolección de información de actividades relacionadas con el narcotráfico y contrabando así como de movimientos políticos;

V. Entregará quincenalmente un informe de actividades al primer comandante de su sector; y

VI. Deberá proporcionarle al coordinador operativo toda la documentación y los datos que le solicite para su revisión, debiendo éste regresarlos de inmediato.

Art. 44. Los jefes de grupo tendrán las siguientes funciones:

I. Dependerán directamente del comandante del distrito judicial;

II. Será responsable del buen funcionamiento operativo del grupo el cual constará de un mínimo de cinco elementos; y

III. Vigilará permanentemente el curso que se dé por los agentes a las órdenes y los auxiliará técnica y materialmente en todo problema que se les presente, gestionando lo conducente para mejor éxito del trabajo, asimismo revisará los informes que por escrito presentan éstos con el propósito de corregir sus deficiencias si las hubiera o ampliar algún aspecto de los mismos si fuera necesario.

Capítulo VII
De los agentes

Art. 45. Son obligaciones de los agentes de la policía judicial las siguientes:

I. Conocer el funcionamiento y la organización de la policía judicial;

II. Cumplir las leyes, reglamentos, decretos y demás disposiciones legales;

III. Demostrar aptitud, apego a su carrera, tesón en el cumplimiento del deber, respeto para los demás y su persona;

IV. Todo agente estará obligado a asistir a los cursos de capacitación que ordene la Dirección, durante el tiempo que estime conveniente;

V. Tratar en forma cortés a las personas que los requieran para solicitar información o servicio, debiendo atenderlas con la mayor prontitud posible;

VI. Acatar estrictamente las órdenes recibidas de sus superiores;

VII. Identificarse con la credencial que para tal efecto se les proporcione ante las personas que son objeto de investigación, presentación, o aprehensión, absteniéndose de usar las mismas en actividades ajenas al servicio;

VIII. Presentarse en forma decorosa y aseada al trabajo;

IX. Pasar lista de presente en la revista general de personal. Solamente por comisión especial del servicio, enfermedad o cualquier motivo grave y comprobado a criterio del Director o subdirector, se tendrá por justificada la falta de asistencia;

X. Tomar las medidas preventivas que el caso amerite cuando tenga conocimiento de hechos delictuosos y a su vez lo hará saber al Ministerio Público y a su superior inmediato;

XI. Entregar a su jefe inmediato todos los objetos, materiales e instrumentos de delito relacionados con las comisiones del servicio, así como también aquellos de cualquier naturaleza que se encontraren abandonados en el lugar de los hechos;

XII. Guardar el sigilo y discreción indispensable en el cumplimiento de las órdenes recibidas, evitando toda comunicación innecesaria que entorpezca, perjudique o paralice el desempeño normal de las funciones encomendadas;

XIII. Informar por escrito el avance o terminación de las comisiones encomendadas, así como las gestiones relativas para la ejecución de las mismas. Estas partes se presentarán por triplicado y se distribuirán de la siguiente forma: el original para el funcionario de quien emanó la orden, una copia para la Dirección General de la Policía Judicial y una copia para el agente;

XIV. Abstenerse cuando se está en servicio o comisión, de entrar en cantinas, cabarets, casas de asignación, cines o centros de espectáculos o diversión, salvo que lo hiciera en cumplimiento del deber o por comisión especial debidamente requisitada;

XV. Presentarse en estado normal al desempeño de su servicio o comisión, quedando prohibido hacerlo en estado de ebriedad así como tomar bebidas embriagantes estando en servicio;

XVI. Dar aviso inmediato al agente del Ministerio Público correspondiente, al cumplirse las órdenes de aprehensión o presentación, con el fin de evitar violaciones a las garantías individuales;

XVII. No realizar investigaciones por su cuenta y arbitrio ya que sólo procederán por mandamiento suscrito por autoridad competente;

XVIII. No tomar parte activa en su carácter oficial en manifestaciones, mítines y otras reuniones de tipo político;

XIX. No recibir regalos o dádivas de cualquier especie, así como aceptar ofrecimiento o promesas por cualquier acción u omisión del servicio, en ejercicio, o con motivo de sus funciones;

XX. Practicar las investigaciones, presentaciones y aprehensiones de tal forma de no afectar la dignidad de la persona en lo material y en lo moral;

XXI. Las órdenes de presentación las efectuarán en días hábiles de oficina con el fin de evitar privaciones ilegales de la libertad ya que aquéllas son dictadas para la práctica de diligencias;

XXII. Al ejecutar las órdenes de aprehensión, en caso necesario podrán solicitar la cooperación de particulares o de cualquier organismo policíaco. Ya ejecutada la orden procederán al registro de el o los aprehendidos asegurando cualquier arma u objeto peligroso que éstos pudieran portar, e inmediatamente los conducirán a la guardia de agentes, en donde además dejarán a disposición los objetos que hayan asegurado, levantando acta-inventario de dicha circunstancia en presencia del aprehendido; y

XXIII. Las demás ordenadas por la superioridad.

Capítulo VIII
De la guardia de agentes y del jefe de guardia

Art. 46. La policía judicial prestará su servicio al Ministerio Público en forma permanente las veinticuatro horas del día y a través de la guardia de agentes.

Art. 47. La guardia de agentes tendrá las siguientes atribuciones y obligaciones:

I. Recibir las denuncias que se le presenten, dándole trámite inmediato;

II. Recibir los detenidos que con motivo de órdenes de aprehensión ejecutadas sean entregadas por los agentes y ordenar la documentación necesaria para remitirlos de inmediato a disposición de la autoridad requiriente;

III. Controlar en forma estricta los separos donde se encuentran los detenidos, para evitar abusos, vejaciones y desórdenes en las mismas, tomando al efecto las medidas conducentes para resolver esas situaciones, de acuerdo con las facultades que verbalmente o por escrito les confiere el Director de la Policía;

IV. Mantener separados a los detenidos cuando esto sea posible o se procurará no reunir en un mismo local a personas de diferente sexo ni a partícipes de un mismo delito;

V. Permitir a todo detenido las comodidades que puedan procurarse a sus expensas, siempre que no sean compatibles con su situación y no comprometan su seguridad;

VI. No adoptar contra el detenido ninguna medida extraordinaria de seguridad, salvo en caso de desobediencia, o cuando haya hecho intento de evasión;

VII. Hacer cesar toda detención de personas que no hayan sido ordenadas por el Ministerio Público o la autoridad judicial;

VIII. Impedir categóricamente el ingreso de menores de edad a los separos, debiendo permanecer dichas personas bajo custodia en las oficinas de la policía judicial;

IX. Informar a quien lo solicite de manera correcta y comedida, sobre las personas detenidas; y

X. El servicio de guardia no deberá abandonarse por ninguna causa y los elementos que la integran no se sustituirán por otros salvo causa de fuerza mayor. La infracción a esta disposición será por motivo de responsabilidad oficial.

Art. 48. Son obligaciones del jefe de guardia las siguientes:

I. Es responsable del buen funcionamiento del servicio de guardia;

II. Al terminar su turno, rendirá un parte de novedades sobre todas y cada una de las actividades que se desarrollaron, así como el movimiento efectuado sobre denuncias y detenidos. En dicha parte se anotarán claramente los datos de las autoridades a quienes se remitieron los detenidos y se asentará mediante descripción precisa que facilite su identificación, las armas, objetos e instrumentos de delitos que se hubieren asegurado; mismos que serán enviados a la subdirección administrativa para su registro en los libros correlativos, y ser entregados al Ministerio Público;

III. Llevará una relación del personal a sus órdenes, en la que se anotará con precisión las comisiones conferidas y lugares donde presten las mismas a efecto de tener un control estricto del mismo; y

IV. Pasará dos listas reglamentarias al personal durante las veinticuatro horas de su turno, dando cuenta inmediatamente al subdirector administrativo de todos los que hubieren faltado sin causa justificada.

Transitorios

Artículo único. El presente reglamento entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Periódico Oficial, órgano del Gobierno del Estado.

"SUFRAGIO EFECTIVO. NO REELECCION"

Zacatecas, Zac., 26 de noviembre de 1987

El Gobernador Constitucional del Estado
Lic. Genaro Borrego Estrada

El Secretario General de Gobierno
Lic. Rogelio Hernández Quintero

FICHA TÉCNICA

GENERAL

Número de decreto Periódico Oficial Fecha de publicación Inicio de vigencia Legislatura
99 12-diciembre-87 13-diciembre-87

Por tratarse de una disposición administrativa no contiene número de decreto ni Legislatura
 

REFORMAS

Número de decreto Periódico Oficial Fecha de publicación Inicio de vigencia Legislatura
 

Ultimo cotejo de vigencia: Enero de 2007