REGLAMENTO DE LA CENTRAL DE ACTUARIOS DE LOS JUZGADOS PRIMERA INSTANCIA DE LOS RAMOS CIVIL, FAMILIAR Y MERCANTIL DEL DISTRITO JUDICIAL DE LA CAPITAL

Felipe Borrego Estrada, Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado, en cumplimiento a las atribuciones que me confieren los artículos 98 de la Constitución Política del Estado y 13 fracción IX de la Ley Orgánica del Poder Judicial, hago saber que

El pleno de este Tribunal Superior de Justicia, el día veintiocho de enero del año en curso, emitió el Acuerdo General número 1/2003, mediante el cual se creó la Central de Actuarios de los juzgados de primera instancia de los ramos civil, mercantil y familiar del distrito judicial de la capital; en su artículo 3º se prevé que su organización y funcionamiento se establecerá en un reglamento.

Antecedentes

La función del actuario consiste esencialmente en ejecutar o cumplimentar una gran diversidad de resoluciones judiciales emitidas por los jueces, tales como practicar embargos, cambios de depositaría, efectuar lanzamientos, entregar menores en custodia, etc. De acuerdo a la conformación de los tribunales zacatecanos en la actualidad, ejecutan las funciones de actuarios los secretarios auxiliares que no ostentan nombramientos específicos para tal efecto, pero que en los hechos el juez les ha encomendado esa función. Es el secretario auxiliar en funciones de ministro ejecutor o actuario en los juzgados civiles y familiares quien cumple tal función; en los mercantiles el juez habilita para ello a dos o más secretarios auxiliares, lo que de entrada, torna inequitativo el trabajo de los actuarios, pues esto no permite una distribución equitativa del trabajo.

Esa situación, no ha permitido definir el perfil del actuario no la especialización de tan trascendente actividad, habida cuenta de que a quienes el juez comisiona para tales actividades, también realizan otras que no les son propias, como dar entrada a demandas, formar y coser expedientes, sellar y foliar actuaciones, elaborar correspondencia oficial, así como practicar

inspecciones judiciales, de tal manera que se ha dado lugar a errores procesales que trascienden en la suspensión de diligencias, para efectos de dar cuenta al juez, cuando se presentan incidentes, siendo que el actuario es autoridad competente para resolver tales situaciones en la gran mayoría de los casos.

Añadamos a lo anterior el hecho de que la carga de trabajo se ha incrementado notablemente y de manera especial en los juzgados mercantiles, alargándose la programación de fechas en que deben practicarse diligencias, que es actualmente de dos meses aproximadamente, esta situación permite al personal manejar su propia agenda que en reiteradas ocasiones es al margen del turno que le corresponde en detrimento de unos asuntos y favoreciendo a otros, dependiendo a veces de la cuantía del negocio, de su grado de dificultad o de la generosidad de los litigantes, amén de que por la tardanza en practicar la diligencia, el domicilio inicialmente señalado puede cambiar y posibilita la indiscreción respecto de diligencias de sigilo.

Es necesaria entonces la creación de una entidad que concentre y controle un número suficiente de actuarios, que programe su capacitación, que controle una agenda general y por tanto, asigne aleatoria y equitativamente el trabajo, y que exija también a los litigantes la puntualidad necesaria, una central de actuarios que obsequie con la oportunidad necesaria los requerimientos de los interesados, eliminando subjetivismos y favoritismos, todo en aras de la prontitud y expedición en la administración de justicia.

Por lo expuesto y fundado en el artículo 100 fracción I de la Constitución Política del Estado, así como en la Ley Orgánica del Poder Judicial del Estado de Zacatecas en su artículo 11 fracción VIII, que confieren al pleno del Tribunal Superior de Justicia la facultad de expedir los reglamentos necesarios para el debido funcionamiento de este Poder Judicial, en sesión ordinaria del veintiocho de enero del año en curso, se emitió el siguiente

REGLAMENTO DE LA CENTRAL DE ACTUARIOS DE LOS JUZGADOS PRIMERA INSTANCIA DE LOS RAMOS CIVIL, FAMILIAR Y MERCANTIL DEL DISTRITO JUDICIAL DE LA CAPITAL

Objetivos y funciones

Capítulo I
Disposiciones generales

Artículo primero. Las disposiciones de este Reglamento son de observancia obligatoria y tienen por objeto regular la organización y funcionamiento de la Central de Actuarios adscrita a los juzgados del ramo civil, mercantil y de lo familiar del distrito judicial de la capital del Estado.

Art. 2º La Central de Actuarios, creada por acuerdo del pleno del Tribunal Superior de Justicia, es la unidad de apoyo a la función jurisdiccional encargada de la ejecución de todo tipo de mandamientos judiciales, derivados de los juicios que se tramitan en los juzgados a que se refiere el artículo que antecede, y que por su naturaleza deban diligenciarse fuera o dentro de las instalaciones del juzgado.

Art. 3º Las actividades que desarrollen los elementos que integran la Central de Actuarios se sujetarán a las disposiciones del código adjetivo de la materia a que el mandamiento que se ejecuta corresponda, y demás leyes aplicables.

Capítulo II
Estructura y funcionamiento de la Central de Actuarios

Art. 4º Para el cumplimiento de sus obligaciones y atribuciones la Central de Actuarios se estructurará de la siguiente manera:

I. Coordinador de Centrales de Notificadores y Actuarios;

II. Jefe de la Central;

III. Actuarios;

IV. Personal administrativo necesario.

Capítulo III
De la coordinación

Art. 5º La Central de Actuarios estará a cargo del coordinador de centrales de notificadores y actuarios, cuyas atribuciones son las siguientes:

I. Establecer la necesaria coordinación y comunicación con los juzgados, a efecto de garantizar el cabal y puntual cumplimiento de las resoluciones judiciales;

II. Organizar el desahogo de las diligencias y el trabajo del personal de acuerdo a las necesidades del servicio, detectando índices de desempeño, productividad y eficacia;

III. Establecer roles de trabajo, guardias y suplencias entre el personal a su cargo;

IV. Diseñar y aplicar controles de asistencia y puntualidad del mismo personal;

V. Promover e instalar planes, programas y métodos de desempeño en el trabajo que contribuyan a la optimización de recursos humanos y materiales;

VI. Atender los requerimientos o quejas que presenten los litigantes y público en general respecto a las actividades de su competencia;

VII. Atender a las observaciones y recomendaciones de los titulares de los juzgados, a efecto de prevenir y corregir excesos y defectos en la ejecución de las resoluciones judiciales;

VIII. Velar por la debida custodia de los expedientes;

IX. Establecer las medidas de control y vigilancia que garanticen la debida transparencia así como el sigilo en las cosas que así lo requieran;

X. Establecer la necesaria comunicación con las autoridades administrativas correspondientes en lo relativo al depósito de bienes relacionados con la ejecución de una resolución judicial, para garantizar su debida conservación;

XII. Supervisar que las diligencias se practiquen con estricto apego a derecho;

XIII. Recibir del Jefe de la Central y levantar las actas administrativas del personal de la Central, para dar cuenta a la secretaría general de acuerdos del Tribunal Superior de Justicia y tomar las medidas disciplinarias correspondientes;

XIV. Convocar y conducir reuniones de trabajo así como promover la capacitación del personal a su cargo, a efecto de implementar las medidas que estime convenientes para mejorar el servicio;

XV. Rendir un informe mensual de sus actividades al presidente del Tribunal Superior de Justicia;

XVI. Las demás que se le encomienden o que determinen las disposiciones legales relativas.

Capítulo IV
Del jefe de la Central

Art. 6º Son atribuciones del jefe de la Central:

I. Operar el programa computarizado de agenda general para la designación de actuarios y seguimiento y control del desahogo de diligencias hasta la total ejecución de la resolución judicial;

II. La asignación de diligencias a los actuarios se hará a petición del interesado, debidamente autorizado, mediante la ficha respectiva que deberá presentar en la Central en horario hábil;

III. Asignar mediante un programa computarizado de agenda general la fecha más próxima y hora para la realización de la diligencia;

IV. Para los efectos de la fracción que antecede, deberá tomar en cuenta aquellos mandamientos en los que el propio juez haya fijado hora y fecha en que la diligencia de ejecución deba realizarse, a fin de que se cumpla oportunamente con los mismos;

V. Agilizar la diligenciación de exhortos;

VI. Autorizar con su firma lo paquetes de folios con los cuales se controla la asignación de diligencias que solicitan los litigantes, para ejecuciones dentro de los expedientes que se piden de cada juzgado;

VII. Autorizar con su firma los documentos que justifiquen la recepción de los expedientes por parte de los juzgados;

VIII. Entregar a los juzgados las fichas debidamente firmadas, que éstos a su vez darán a los interesados en practicar las diligencias para que la Central les pueda asignar fechas;

IX. Firmar los folios de asignación de actuario y formar los expedientillos necesarios en aquellos casos en que la diligencia no se ejecute con el expediente original;

X. Autorizar con su firma los documentos que justifiquen la recepción de los expedientes por parte de los juzgados;

XI. Llevar un control de las salidas de los actuarios, así como de la duración de éstas y de la participación de los interesados, en su promoción y ejecución, de acuerdo a los requerimientos de la diligencia a practicar;

XII. Gestionar el auxilio de la fuerza pública, en términos de la ley, y de acuerdo a la naturaleza y riesgos de la resolución a ejecutar;

XIII. Una vez practicada la diligencia, regresar los expedientes a los juzgados, verificando que se hayan satisfecho los requisitos formales previstos por la ley;

XIV. Las demás que fijen las leyes respectivas.

Art. 7º Para el cumplimiento de sus funciones la Central se sujetará a las siguientes disposiciones:

I. La asignación se hará a petición de parte legítima, siempre que exista ya la orden de ejecución en autos y que el interesado le presente la correspondiente ficha que le proporcionó el juzgado donde se encuentra radicando el juicio. Para tal efecto, el interesado deberá presentarse ante la Central de nueve a trece horas a fin de solicitar la asignación de fecha para la práctica de sus diligencias;

II. Solicitar el expediente un día antes de que esté programada la diligencia;

III. Llenar un folio con los datos de cada expediente, tales como nombre del ejecutante, su número, juzgado donde se encuentra radicado, nombre del promovente, tipo de diligencia a ejecutar, así como la fecha en que se llevará a cabo la misma. Ese documento se expedirá por cuadruplicado, a efecto de entregar un tanto al juzgado en calidad de vale o resguardo del expediente; otro se entregará al interesado en practicar la diligencia; el otro se sobrepondrá en la carátula del expediente que llevará consigo el actuario para practicar la diligencia y el último permanecerá en la Central firmado por el actuario que recibió el expediente, mismo que se rescatará cuando se devuelva;

IV. El interesado deberá acudir a la Central precisamente el día y hora que le asignaron, para que acompañe al actuario correspondiente y a quienes se les dará solamente una tolerancia de diez minutos de espera;

V. Los interesados que vayan a realizar diligencias en los expedientes en donde les hayan fijado horas inhábiles, deberán presentarse con el Jefe de la Central en horas hábiles con el fin de planearlas.

Capítulo V
De los actuarios

Art. 8º Son obligaciones de los actuarios las siguientes:

I. Acudir diariamente a las 7:00 de la mañana a las oficinas de la Central de Actuarios para iniciar su jornada de trabajo correspondiente;

II. Recibir diariamente del área operativa, el paquete de expedientes en los que habrá de practicar diligencias, examinando previamente los autos para verificar qué tipo de diligencias son y si están debidamente preparadas;

III. Autorizar con su firma la papeleta que justifique la recepción de cada expediente, misma que rescatará hasta que lo devuelva al área operativa;

IV. Practicar conforme a las fechas prefijadas las diligencias ordenadas por los jueces, dentro de las horas hábiles o habilitadas;

V. Devolver cada expediente al área operativa una vez que practique la diligencia o que asiente la razón por la que no la realizó;

VI. Autorizar con su firma las diligencias que realice;

VII. Solicitar el auxilio de la fuerza pública para el desahogo de las diligencias, una vez agotados los medios de convencimiento;

VIII. A efecto de garantizar el debido cumplimiento, de acuerdo a sus atribuciones resolver las incidencias que se presentaren y en caso de suspensión de la diligencia por imposibilidad jurídica o material o riesgo a su integridad, asentar tales circunstancias en el acta respectiva;

IX. Las demás que les fijen las leyes, reglamentos o acuerdos de la superioridad.

Capítulo VI
De los auxiliares administrativos

Art. 9º El personal administrativo tendrá las siguientes atribuciones:

I. Atender al público en general y abogados litigantes que acudan a la dirección de actuarios;

II. Hacer una relación de los juicios que se soliciten diariamente a los juzgados;

III. Recibir un día antes de aquél en que haya de practicarse la diligencia, los expedientes que le entregará el archivista de cada juzgado, debiendo firmarle una relación a manera de vale o resguardo de los mismos;

IV. Recabar la firma de los actuarios en la papeleta que se sobrepondrá a la carátula de cada expediente como constancia de que se le entregó para la práctica de alguna diligencia;

V. Devolver a cada juzgado los expedientes ya diligenciados, o sin diligenciar pero donde obren las razones que impidieron la práctica de la actuación;

VI. Hacer una relación diaria de los expedientes que regresa a cada juzgado misma que le firmará el archivista una vez que verifiquen la coincidencia de los mismos;

VII. Rescatar también las papeletas que firmó el jefe operativo en calidad de vale o resguardo de cada expediente;

VIII. Organizar y separar debidamente los expedientes para saber a qué abogados pertenecen, cuáles se ejecutaron y cuáles no, etc.;

IX. Despachar la correspondencia;

X. Las demás funciones que le sean encomendadas por sus superiores.

Transitorio

Unico. Publíquese el presente Reglamento en el Periódico Oficial Organo del Gobierno del Estado, el cual entrará en vigor el día siguiente de su publicación.

«Sufragio Efectivo. No Reelección»

Zacatecas, Zac., enero 28 de 2003

El Magistrado Presidente del Tribunal Superior de Justicia del Estado
Lic. Felipe Borrego Estrada

El Secretario General de Acuerdos del Tribunal Superior de Justicia
Lic. Marco Aurelio Rentería Salcedo

FICHA TÉCNICA

GENERAL

Número de decreto Periódico Oficial Fecha de publicación Inicio de vigencia Legislatura
23 19-mar-03 20-mar-03

Por tratarse de una disposición administrativa no contiene número de Decreto ni Legislatura

REFORMAS

Número de decreto Periódico Oficial Fecha de publicación Inicio de vigencia Legislatura
25 26-mar-03 26-mar-03

Por tratarse de una disposición administrativa no contiene número de Decreto ni Legislatura

Fe de erratas a la fracción I del artículo 8º
 

85 22-oct-03 23-oct-03

Se modifican y adicionan los artículos 4º, 5º, 6º y 7º

Ultimo cotejo de vigencia: Enero de 2007