REGLAMENTO INTERNO DEL PERSONAL DE SEGURIDAD Y CUSTODIA DE LOS CENTROS DE READAPTACION SOCIAL DEL ESTADO DE ZACATECAS

Amalia D. García Medina, Gobernadora del Estado de Zacatecas, en ejercicio de las facultades que me confieren los artículos 82 fracción II, 84 y 85 de la Constitución Política local; 2º, 6º y 7º de la Ley Orgánica de la Administración Pública de esta Entidad; así como 6º fracción X de la Ley de Ejecución de Sanciones Privativas y Restrictivas de la Libertad del Estado de Zacatecas; y

Considerando

Que dado el interés prevaleciente de la función penitenciaria, el Ejecutivo del Estado, acentúa la importancia de ésta, encaminado hacia un reordenamiento y adecuación a las necesidades de esta Institución.

Que dentro de este Reglamento se establecen las vías legales que deben satisfacer las personas que se encuentran laborando y aquellas que quieran incorporarse a los Centros Penitenciarios del Estado.

Que se precisan las funciones que deben desempeñar, tanto el personal directivo, como toda la estructura jerárquica, entre las que destacan las atribuciones de cada una de las áreas que conforman los Centros Penitenciarios, lo cual constituye una innovación dentro del contexto carcelario de la entidad.

Que, de la misma forma, se establece el régimen disciplinario al que se someterá el personal de seguridad y custodia, las medidas correctivas aplicables y los estímulos a que se harán acreedores por su dedicación y desempeño.

Que por lo anteriormente expuesto y fundado, tengo a bien expedir el siguiente

REGLAMENTO INTERNO DEL PERSONAL DE SEGURIDAD Y CUSTODIA DE LOS CENTROS DE READAPTACION SOCIAL DEL ESTADO DE ZACATECAS

TITULO PRIMERO
Capítulo único

Disposiciones generales

Artículo primero. Las disposiciones de este Reglamento, regirán en los Centros de Readaptación del Estado de Zacatecas, correspondiendo su aplicación a la Dirección de Prevención y Readaptación Social, a través de su personal directivo.

Art. 2º El presente Reglamento tiene por objeto normar las funciones del personal de seguridad y custodia de los Centros Regionales de Readaptación Social y de los Centros Penitenciarios Distritales del Estado de Zacatecas.

Art. 3º Para efectos de este Reglamento se entenderá por:

I. Dirección: la Dirección de Prevención y Readaptación Social del Estado;

II. Director del Centro: a los Directores de los Centros Regionales de Readaptación Social de Zacatecas -varonil y femenil- y de Fresnillo;

III. Subdirector: a los subdirectores de los Centros Regionales de Readaptación Social de Zacatecas -varonil y femenil- y Fresnillo;

IV. Jefe de Establecimiento: a los Jefes de los Establecimientos Penitenciarios Distritales;

V. Centros Regionales: los Centros Regionales de Readaptación Social de Zacatecas varonil, femenil y Fresnillo;

VI. Establecimientos Penitenciarios: los Centros Penitenciarios Distritales mencionados en el artículo 9º de la Ley de Ejecución de Sanciones Privativas y Restrictivas de la Libertad del Estado de Zacatecas; y

VII. Reglamento Interno: el presente Reglamento Interno del Personal de Seguridad y Custodia de los Centros de Readaptación Social del Estado de Zacatecas.

Art. 4º El personal de seguridad y custodia es el encargado de preservar el orden y disciplina, así como salvaguardar la institución; tendrán como facultades y obligaciones las que se determinan en el presente Reglamento Interno, estableciendo la función de seguridad y vigilancia para las áreas de acceso, perimetrales y exteriores y la custodia que atañe al servicio interno y de contacto inmediato con la población recluida.

Art. 5º Para el óptimo funcionamiento y operatividad de las acciones y programas que se implementen en materia de seguridad, el personal de seguridad y custodia deberá respetar el orden jerárquico vigente y se sujetará cabalmente a la subordinación, disciplina y lealtad a las autoridades del Centro respectivo y su total observancia a las instrucciones, comisiones y servicio que se le asignen relacionados propiamente con el ámbito de las funciones.

Art. 6º Los nombramientos que se extiendan a favor del personal de seguridad y custodia implicarán, invariablemente, una relación de carácter administrativo, en virtud de la naturaleza de las atribuciones, funciones y obligaciones a desarrollar en el desempeño de sus actividades.

Al protestar el fiel cumplimiento del nombramiento conferido, aceptarán expresamente la posibilidad de ser transferidos al Centro que la Dirección estime pertinente.

Art. 7º El personal de seguridad y custodia estará jerárquicamente subordinado al Director y al subdirector del Centro respectivo o, en su caso, al Jefe del Establecimiento y deberá observar estrictamente las instrucciones, disposiciones y lineamientos que aquellos emitan.

Art. 8º El Director del Centro o el Jefe del Establecimiento, según corresponda, es el autorizado para realizar las actividades de seguridad y custodia, dotado de los recursos humanos, equipo y materiales necesarios para el cumplimiento de sus funciones.

Art. 9º Además de las atribuciones señaladas en este Ordenamiento, el Director del Centro, el Subdirector y el Jefe de Establecimiento, deberán sujetarse a las disposiciones contenidas en el Reglamento Interno de los Centros de Readaptación Social y en los lineamientos que emita la Dirección.

Art. 10. La disciplina es la norma a la que el personal de seguridad y custodia debe sujetar su conducta. Tiene como base la observancia de un alto concepto de honor, honestidad, justicia y moral con el objeto de cumplir fiel y estrictamente los deberes establecidos en el presente Reglamento Interno y las órdenes del director del centro o del jefe del establecimiento.

TITULO SEGUNDO
De su integración y organización

Capítulo I
Organización jerárquica

Art. 11. Los cuerpos de seguridad y custodia están subordinados al director del Centro, al jefe del establecimiento y, cuando lo haya, al subdirector del Centro respectivo.

Art. 12. La estructura jerárquica en los Centros Regionales será la siguiente:

I. Director del Centro;

II. Subdirector;

III. El jefe de seguridad;

IV. Un primer comandante;

V. Un segundo comandante;

VI. Un supervisor de servicios; y

VII. El personal de custodia.

El orden jerárquico anterior, queda establecido por cada uno de los dos turnos o grupos que integren un servicio, con excepción de las primeras tres figuras, las que serán permanentes y se entenderán, de acuerdo a su rango, como las de mayor autoridad y responsabilidad.

Art. 13. En los centros distritales, los jefes de establecimiento establecerán la estructura adecuada para la seguridad del Centro, la cual deberá ser autorizada por la dirección.

Con independencia de la estructura que adopten, los jefes de establecimiento y el personal de seguridad y custodia deberán observar estrictamente las disposiciones de este Reglamento lnterno.

Art. 14. La subdirección de los centros regionales, tiene como objetivo principal la programación y ejecución de todas las actividades operativas de logística, vigilancia y administrativas para lograr y mantener la seguridad y custodia en la población recluida, así como en todas y cada una de las áreas o secciones del Centro.

Art. 15. Los directores de los centros regionales y los jefes de establecimiento de las penitenciarías distritales, tendrán, además de las funciones que les confiere el artículo 89 del Reglamento Interno de los Centros de Readaptación Social, las siguientes facultades y obligaciones:

I. Acordar la distribución de trabajo entre el personal de las diferentes áreas;

II. Ejercer el gobierno, administración, control y rectoría del Centro;

III. Acordar con el director de prevención y readaptación social, todos aquellos asuntos inherentes a la buena marcha del Centro, proponiendo alternativas de solución en el caso de algún problema;

IV. Proponer al director de prevención y readaptación social, los nombramientos y remociones de personal, que dicha autoridad considere necesario;

V. Prever lo necesario para el exacto cumplimiento de la ley y el presente Reglamento Interno; y

VI. Las demás que les confiera el director de prevención y readaptación social y el presente Instrumento.

Art. 16. El subdirector tiene las siguientes atribuciones:

I. Suplir al director, en la ausencia de éste, asumiendo el mando del Centro;

II. Tener la facultad y responsabilidad de la ejecución y supervisión de las acciones y operativos, así como el cumplimiento de órdenes de la dirección del Centro;

III. Planear y programar las operaciones proponiendo a la superioridad las medidas para el mejor aprovechamiento y distribución del personal y equipo;

IV. Proponer políticas para alcanzar los fines de la subdirección; y

V. Verificar y llevar el control de las actividades y operativos que realicen los custodios, así como la documentación oficial que sirva ordinariamente para rendir los partes de novedades y el registro de incidencias.

Capítulo II
Del jefe de seguridad

Art. 17. El jefe de seguridad tiene el mando inmediato inferior al del subdirector del Centro y tendrá las siguientes atribuciones:

I. Coordinar y supervisar al personal de seguridad y custodia, designándoles el lugar que les corresponda y procurando su funcionamiento constante y eficaz;

II. Organizar el servicio de vigilancia, durante las 24 horas del día y durante todo el año;

III. Vigilar que el personal de seguridad y custodia haga uso debido de los recursos asignados;

IV. Conocer y dirigir las investigaciones de las quejas y denuncias internas y externas contra elementos de seguridad y custodia e informar al subdirector y, de ser necesario, al director del Centro para que se proceda en consecuencia;

V. Encauzar y llevar el seguimiento de las quejas e inconformidades que se manifiesten por los internos, sus familiares, sus abogados o patronos, en materia de seguridad y custodia o en cuanto a su condición de reclusión;

VI. Vigilar que el personal de seguridad y custodia cumpla con las disposiciones legales y reglamentarias y los lineamientos e instrucciones emitidas por los superiores jerárquicos;

VII. Formular las actas administrativas que procedan y turnarlas a la subdirección o, en su caso, a la dirección, si el caso lo amerita;

VIII. Asumir el control del estado de fuerza del armamento en existencia e informar sobre el particular al director del Centro o subdirector;

IX. Participar en el Consejo Técnico Interdisciplinario y rendir ante éste los informes relativos a su actividad; y

X. Las demás contenidas en otras disposiciones legales y reglamentarias y las que, en su caso, emitan las autoridades superiores.

Capítulo III
De las comandancias de turno

Art. 18. Los Centros Regionales, contarán con un Primer y Segundo Comandantes para cada turno.

Art. 19. El Primer Comandante es el encargado de transmitir, ejecutar y supervisar el cumplimiento de las órdenes que emita la Dirección, las cuales deberán ser cumplidas por los subordinados dentro del ejercicio del trabajo que se desempeñe.

Art. 20. El Primer Comandante tendrá las siguientes funciones:

I. Ejercer la seguridad y custodia de la recepción de novedades e incidencias del Centro;

II. Responder por la efectividad y buen desempeño del servicio del personal bajo sus órdenes y formular con oportunidad la correspondiente orden del día;

III. Cumplir con estricto apego a la ley y la normatividad reglamentaria las órdenes que le giren sus superiores;

IV. Dirigir y supervisar a los custodios bajo sus órdenes en las comisiones que les hayan sido designadas e instruidas;

V. Analizar los partes informativos que por escrito rindan los elementos de seguridad y custodia y canalizarlos oportunamente a quien corresponda;

VI. Intervenir personalmente en los operativos y comisiones cuando así lo requiera el servicio;

VII. Aplicar las sanciones correspondientes a sus subordinados en los términos establecidos en el presente Reglamento Interno;

VIII. Supervisar que el armamento, el equipo vehicular, de comunicación y de protección, así como municiones, proyectiles y químicos, se usen exclusivamente en actos de servicio o, en su caso y previamente autorizados, en actos de capacitación, instrucción o prácticas;

IX. Reunir y corroborar los datos inherentes al servicio con fines estadísticos para su estudio y análisis a fin de proponer las medidas operativas que mejoren la seguridad y custodia del Centro;

X. Designar los servicios al personal de seguridad y custodia;

XI. Responsabilizarse de la vigilancia y buen desempeño del servicio del personal bajo sus órdenes;

XII. Nombrar la escolta a los reclusos en traslados internos y externos; y

XIII. Las demás contenidas en otras disposiciones legales y reglamentarias, y las que determinen las autoridades superiores.

Art. 21. El Segundo Comandante depende jerárquicamente del Primero y tiene la responsabilidad de vigilar estrechamente el cumplimiento de las órdenes provenientes de la Dirección, además de coordinar las acciones que se implementen dentro de los planes operacionales en general.

Art. 22. El Segundo Comandante tiene las funciones siguientes:

I. Mantener la disciplina en los subordinados y cuidar una estrecha relación entre el personal y el Primer Comandante;

II. Desarrollar funciones de seguridad, custodia y supervisión del personal bajo su mando;

III. Atender las quejas y consultas que eleven los subalternos sobre los problemas de carácter oficial, haciéndolos de conocimiento de su superior;

IV. Revisar los partes informativos que rinda el personal a sus órdenes haciéndose corresponsable con este, en cuanto a estructura, técnicas de la información auxiliándolos en su caso;

V. Aplicar las sanciones a sus subordinados, en los términos establecidos en el presente Reglamento Interno y por la superioridad;

VI. Integrar y controlar los rondines destacados en el Centro;

VII. Cuidar que el registro y revisión realizado a los visitantes sea el adecuado; y

VIII. Las demás contenidas en otras disposiciones legales y reglamentarias, y las que determinen las autoridades superiores.

Capítulo IV
Del supervisor de servicios

Art. 23. El Supervisor de Servicios, es una figura exclusiva de los Centros Regionales y tiene como función principal la de coadyuvar en el cumplimiento de las atribuciones del Primero y Segundo Comandantes, verificando el puntual cumplimiento de los servicios asignados a la guardia en turno.

Además, debe rendir a los superiores los informes sobre novedades con relación al comportamiento de internos y visitantes.

Capítulo V
De los custodios

Art. 24. Se consideran custodios, aquellos a los que la autoridad competente les haya expedido nombramiento o instrumento jurídico equivalente.

Art. 25. Los custodios deberán portar identificación oficial, expedida por el Centro o establecimiento al que pertenezcan, misma que deberá contener como mínimo:

a) Fotografía;

b) Nombre;

c) Cargo;

d) Número de credencial; y

e) Clave del Consejo de Seguridad Pública del Estado.

Art. 26. El personal de custodia es responsable de garantizar la seguridad, la tranquilidad y disciplina en el Centro, previniendo, controlando las alteraciones al orden que, en su momento, se puedan generar en cualquiera de las áreas de convivencia común entre los internos, respetando siempre sus derechos humanos.

Art. 27. En el desempeño de sus funciones, los custodios deben dar, en todo momento, un trato de dignidad e igualdad a los internos, sin distinción por razones de posición económica, ideología, credo, raza u otras análogas.

Art. 28. Los custodios realizarán sus funciones en el horario y modalidades que se requieran, debiendo incluso, por comisión, desempeñarse en cualquier Centro de Readaptación del Estado, institución o lugar ajeno o independiente al de su adscripción, cuando por necesidades del servicio deba trasladarse a internos, cambiarlos de lugar en que deban compurgar sus penas o por causas de fuerza mayor justificadas y que determinen la prestación de sus servicios.

Art. 29. Los custodios están autorizados para portar armas de fuego tratándose de accesos, torres de vigilancia y perímetro exterior. Para su uso en el interior, sólo podrán portarse armas con autorización del Director del Centro, cuando a su juicio medien situaciones graves, que atenten contra la seguridad de los internos o del propio personal del Centro.

Art. 30. El personal de seguridad y custodia tendrá las siguientes obligaciones:

I. Garantizar en todo momento la seguridad, tranquilidad y disciplina del Centro;

II. Atender con eficiencia los servicios, comisiones y órdenes que les encomienden sus superiores;

III. Orientar y auxiliar al familiar, visitante, abogado o patrono de los internos, dando la mejor imagen institucional y de servicio;

IV. Intervenir cuando se suscite en su presencia o tenga conocimiento de hechos que alteren al orden, disciplina o puedan constituir un acto violento, disturbio o motín que pongan en peligro la integridad física de los internos, visitantes y del personal del Centro o establecimiento de las instalaciones y equipos del mismo;

V. Tomar conocimiento por observación directa en función de su servicio o por órdenes superiores, de los hechos que violen las disposiciones de este Reglamento Interno;

VI. Presentarse a sus servicios debidamente aseados y uniformados, además con el corte de cabello normal y usual en toda institución de seguridad;

VII. Informar por escrito el resultado de las comisiones que se les encomienden;

VIII. Abstenerse de realizar reuniones sediciosas o de rebeldía contra la autoridad, el orden público o de la disciplina del cuerpo de seguridad y custodia; presentar peticiones que tiendan a contrariar las órdenes que reciban y de fomentar cualquier conducta que obstaculice la correcta prestación del servicio o que contravenga a lo dispuesto por el presente Reglamento Interno;

IX. Cumplir su servicio con diligencia, iniciativa, responsabilidad y con estricto apego a las normas establecidas en el presente ordenamiento, en el Reglamento Interno de los Centros de Readaptación Social, por sus autoridades superiores y la propia Dirección;

X. Cubrir un horario laboral de acuerdo a las necesidades del Centro, a cada jornada activa corresponderá una similar de descanso;

XI. Conservar en buen estado su equipo de trabajo y cumplir de manera justa e imparcial los ordenamientos aplicables;

XII. Responder por los bienes muebles y demás equipo que le fuere proporcionado o que esté bajo su resguardo y ser responsable de la documentación a su cargo, propiedad del Gobierno del Estado;

XIII. Mantener absoluta discreción sobre los asuntos relacionados a sus funciones;

XIV. Sujetarse a los exámenes médicos, físicos, psicométricos y mentales que las autoridades superiores estimen pertinentes, a fin de prever conductas que puedan constituir riesgo para el personal interno, para el personal de seguridad y custodia, administrativo, visitantes o para el personal directivo; y

XV. Las demás que se señalen en este Reglamento Interno, otros ordenamientos legales y las instrucciones de sus superiores jerárquicos.

Art. 31. El incumplimiento de cualquiera de las obligaciones contenidas en el artículo precedente, será considerado como una infracción, por lo que de suscitarse el hecho, el Director del Centro o Jefe de Establecimiento aplicará en contra del infractor, la sanción correspondiente.

Art. 32. El personal de custodia deberá someterse periódicamente a los exámenes toxicológicos ordenados por las autoridades superiores. De resultar positivos, en cualquier tiempo que sean aplicados, el Director del Centro o el Jefe del Establecimiento, según corresponda, procederá la investigación correspondiente, o en su caso al cese inmediato, sin más trámite que el mismo resultado del examen.

Art. 33. La práctica de los exámenes a que se refiere el artículo anterior, podrá hacerse hasta tres veces por año y la selección del personal a examinar podrá ser selectivo, ordenada nominalmente o de manera aleatoria.

Art. 34. Respecto de las inasistencias del personal de custodia, se aplicarán las siguientes reglas:

I. En caso de inasistencia a sus actividades en el turno correspondiente, cualquiera que sea la causa, el custodio deberá presentarse al turno inmediato subsiguiente, a efecto de ponerse a disposición de su superior jerárquico para la designación del servicio aunque no correspondiera a su propio grupo, de tal manera que no tendrá derecho al descanso ordinario por no haber laborado su turno original;

II. Si el custodio falta a su turno de servicio y al subsiguiente, deberá reportarse a la Jefatura de Seguridad, la que dará cuenta del trámite de descuento al área administrativa y le aplicará la sanción que corresponda;

III. Los elementos de seguridad y custodia que incurran habitualmente en inasistencias en los turnos de su servicio sin justificación, serán dados de baja, previo el levantamiento del acta administrativa correspondiente.

Para este supuesto, se entenderá por habitualidad cuando se reúnan hasta diez inasistencias en un lapso de seis meses;

IV. En caso de tres faltas consecutivas en su servicio o cuatro faltas sin causa justificada en un periodo de treinta días, se le dará de baja mediante el levantamiento del acta administrativa correspondiente; y

V. Respecto de los retardos mayores a quince minutos y la repetición habitual de tal conducta, el Director del Centro o Jefe del Establecimiento aplicará la sanción que corresponda.

Art. 35. En relación con las inasistencias derivadas de incapacidades médicas, el custodio deberá hacer llegar al área administrativa, la constancia de la institución de seguridad social respectiva en un término no mayor a cuarenta y ocho horas a partir de la expedición.

Si algún custodio presenta de manera constante incapacidades médicas, la Dirección del Centro, a través de su área médica, podrá efectuar las investigaciones correspondientes y de encontrar alguna irregularidad, aplicará las sanciones respectivas.

Art. 36. El Director del Centro o el Jefe del Establecimiento, podrá comisionar al personal de seguridad y custodia en áreas administrativas, cuando las necesidades del servicio así lo requieran.

Capítulo VI
De los requisitos para formar parte del
personal de seguridad y custodia

Art. 37. Para formar parte del personal de seguridad y custodia se requiere:

I. Ser de nacionalidad mexicana;

II. Tener más de dieciocho años de edad y menor de cuarenta;

III. Contar con una estatura mínima de 1.68m;

IV. Escolaridad mínima de secundaria, preferentemente preparatoria;

V. Cartilla de Servicio Militar liberada;

VI. Carta de no antecedentes penales;

VII. Acreditar buena conducta y solvencia moral;

VIII. Encontrarse en buenas condiciones físicas y mentales;

IX. No tener discapacidad física;

X. Sujetarse a los exámenes de selección que establezca la Dirección;

XI. Cumplir con la instrucción y capacitación, tanto inicial como de actualización o profesionalización, cuantas veces sea convocado o designado o por el término que se establezca en los propios cursos o seminarios;

XII. Sujetarse a cada uno de los exámenes médicos y toxicológicos que establezca la Dirección, la Dirección del Centro o el Jefe del Establecimiento;

XIII. Lo demás que señale la normatividad penitenciaria o las que determine la autoridad.

TITULO TERCERO

Capítulo único
De las vacaciones, descansos, licencias y permisos

Art. 38. El personal de seguridad y custodia disfrutará de las vacaciones, conforme a las siguientes disposiciones:

I. Serán autorizadas por el Director del Centro o el Jefe del Establecimiento a todo aquel custodio que tenga cumplidos más de seis meses de servicio activo y disfrutarán de dos periodos vacacionales por año; y

II. Cada periodo será de diez días hábiles con goce normal de sueldo sin que puedan ser acumulables.

Art. 39. Los descansos serán individuales y no acumulables de tal manera que no afecten el buen desempeño del servicio de seguridad y custodia.

Art. 40. Las licencias sin goce de sueldo para el personal de seguridad y custodia, serán autorizadas por el Director del Centro o Jefe del Establecimiento en acuerdo con el Director de Prevención y Readaptación Social, en los casos siguientes:

I. Hasta por diez días, a quienes tengan más de un año de servicio activo por una sola vez y no se concederá nuevamente hasta que haya trascurrido un periodo de dos años;

II. Hasta por un mes, a quienes tengan más de cinco años de servicio activo; y

III. Las licencias subsecuentes sólo podrán otorgarse después de cinco años de servicio ininterrumpidos a partir de la última que se haya concedido.

Art. 41. Los permisos serán autorizados por el Director del Centro o el Jefe del Establecimiento, en acuerdo con el Director de Prevención y Readaptación Social, siempre y cuando el servicio lo permita y se otorgarán en dos periodos anuales de tres días cada uno con goce de sueldo, sin que puedan ser acumulables o juntarse con otros similares o con periodos vacacionales.

Para concederlos deberá atenderse a la disciplina, a la puntualidad y méritos en el servicio del personal que lo solicite.

TITULO CUARTO

Capítulo I
Faltas e infracciones

Art. 42. Se consideran faltas e infracciones a la disciplina por parte del personal de seguridad y custodia las siguientes:

I. Introducir o permitir, ya sea por negligencia o mala fe, la introducción al Centro de bebidas alcohólicas, enervantes, pastillas psicotrópicas o cualquier tipo de sustancia toxicológica, considerada como tal en la Ley General de Salud, así como permitir o facilitar su elaboración al interior del Centro;

II. Facilitar por negligencia o intencionalmente, la introducción al Centro de personas ajenas a éste, que no sean familiares de internos o que permita su acceso en días no autorizados;

III. Ingerir bebidas alcohólicas o encontrarse bajo los efectos de drogas y enervantes en el desempeño de sus funciones;

IV. Abandonar sin causa justificada el servicio o las funciones que se le tengan encomendadas;

V. Introducir o permitir la introducción al establecimiento de cualquier tipo de arma de fuego, explosivos, municiones, arma blanca, punzo cortante, punzo penetrante, corto contundente o cualesquiera otro objeto que se equipare o pueda ser utilizado como tal o que ponga en riesgo la integridad de los internos, personal del Centro o las propias instalaciones y equipos. De igual manera, se considera que incurre en esta infracción, quien por omisión, negligencia, error o mala fe, facilite la introducción de los mismos o consienta su elaboración en el interior del Centro;

VI. Permitir o favorecer el acceso de cualquier medio de comunicación escrito o electrónico, sin que exista autorización previa del Director, Jefe del Establecimiento o autoridades superiores. De igual manera, se considera que incurre en esta infracción quien por omisión, negligencia, error o mala fe, facilite el acceso de los mismos;

VII. Faltar a su servicio los días programados para visita familiar ordinaria y extraordinaria, en este caso se considerará como infracción grave;

VIII. Hacerse acompañar por personas ajenas a la corporación, sin autorización del Director, Jefe del Establecimiento, Subdirector o Jefe de Seguridad, a la prestación de un servicio de seguridad y custodia o permitir, ordenar o autorizar a un subordinado a que lo haga;

IX. Solicitar o aceptar personalmente o por interpósita persona, para sí o para otro, dádivas o prestaciones por hacer algo indebido o dejar de hacer algo relacionado con sus funciones;

X. Hacer mal uso del uniforme, escudos, insignias, de igual manera, usurpar funciones o atribuirse facultades que no les correspondan, de acuerdo a su nombramiento;

XI. Ingresar uniformado a bares, centros nocturnos o establecimientos similares; además, ingerir bebidas embriagantes o consumir estimulantes drogas o estupefacientes;

XII. Portar arma de fuego que no corresponda a las autorizadas y de cargo, incluida en la licencia colectiva del Centro en que desempeñe su servicio;

XIII. Ejercer presión en uso de su autoridad para obtener de sus subordinados prestaciones de cualquier tipo;

XIV. Portar armas blancas o de fuego fuera de su servicio o sin encontrarse en comisión;

XV. Hacer mal uso del equipo vehicular, armamento y municiones, equipo para radiocomunicación, equipo de protección y antimotín o cualquier otro que corresponda al Centro, estando dentro o fuera de servicio;

XVI. Cometer actos de violencia, amagos, injurias, malos tratos o faltas de respeto contra superiores, compañeros o subordinados, dentro o fuera de las áreas de trabajo;

XVII. Causar, por negligencia o intencionalmente, daños a bienes que sean propiedad del Centro, dentro o fuera de servicio;

XVIII. Cometer actos de violencia, amagos, injurias, malos tratos o faltas de respeto contra la población recluida, sus familiares, abogados o defensores, dentro o fuera del Centro, en servicio o fuera de él;

XIX. Utilizar documentos falsos para acreditar antecedentes policiales o estudios de cualquier nivel u otros necesarios para el ingreso o permanencia dentro del cuerpo de seguridad y custodia;

XX. Comprometer por su imprudencia o descuido inexcusable, la seguridad del lugar o las personas en el área de su servicio de tal manera que pueda darse o se dé algún hecho grave o lamentable;

XXI. Desobedecer sin causa justificada las órdenes que se reciban de la superioridad inmediata o mediata;

XXII. Omitir las muestras de respeto y saludo oficial a los superiores jerárquicos y demás autoridades, tanto del Centro como gubernamentales;

XXIII. Incurrir en faltas contra la moral, las buenas costumbres o en faltas de probidad y honradez;

XXIV. Involucrarse o mantener relaciones afectivas o de estrecha amistad con la población recluida, sus familiares o visitantes; y

XXV. Cualquier otra que a juicio del Director del Centro o Jefe del Establecimiento, constituya un riesgo para la seguridad, disciplina o estabilidad institucional.

Art. 43. En caso de que las conductas u omisiones cometidas por el personal de seguridad y custodia configuren algún delito, el Director del Centro o Jefe del Establecimiento presentará la denuncia respectiva ante la autoridad competente, con independencia de la sanción administrativa que pudiera aplicar con motivo de la infracción cometida.

Capítulo II
Sanciones administrativas y procedimiento para su aplicación

Art. 44. Las sanciones a imponer al personal de seguridad y custodia que incurra en las faltas o infracciones establecidas en este Reglamento son las siguientes:

I. Amonestación;

II. Arresto;

III. Suspensión hasta por sesenta días en el desempeño de sus funciones, sin goce de sueldo; y

IV. Cese inmediato del servicio.

En caso de la comisión de delitos, se dará vista al Ministerio Público respectivo.

Art. 45. La imposición de las sanciones administrativas es facultad del Director del Centro o del Jefe del Establecimiento, según corresponda y se podrá delegar en el Subdirector y Jefe de Seguridad, de conformidad con la integración de los mandos de seguridad y custodia.

Art. 46. Cometida la falta, se llamará al infractor y se le informará respecto de la misma, se le escuchará en su defensa y se asentará todo en acta circunstanciada, enseguida se resolverá y en ese mismo momento quedará notificado el infractor de la sanción que se le imponga.

Art. 47. Amonestación es el acto por el cual el superior jerárquico advierte al subordinado, sobre la falta u omisión en el cumplimiento de sus deberes, ésta será en privado y podrá ser verbal o por escrito.

Procederá la imposición de esta sanción, cuando el custodio incurra en actos que sean consideradas faltas o infracciones contenidas en el artículo 42 fracciones X, XII, XIV y XXII del presente Reglamento.

Art. 48. El arresto es la permanencia obligatoria del custodio, en las instalaciones del Centro quedando a disposición de los inmediatos superiores hasta por treinta y seis horas, debiendo comunicársele por escrito.

Procede la imposición de esta sanción, cuando el custodio incurra en actos que sean considerados faltas o infracciones contempladas en el artículo 42 fracciones VII, IX y XIX del presente Reglamento.

Art. 49. La suspensión es la separación temporal de sus atribuciones y funciones sin derecho a la prerrogativa salarial correspondiente y se podrá imponer hasta por el término de sesenta días, debiendo comunicarse por escrito.

Procederá la imposición de esta sanción, cuando el custodio incurra en actos que sean considerados faltas o infracciones contempladas en el artículo 42 fracciones VIII, XVI, XIX y XXIV del presente Reglamento.

Art. 50. El cese es el acto por el cual, la autoridad correspondiente, da por terminada la relación que existe entre el Centro como órgano dependiente de Gobierno del Estado y el custodio.

Procede la imposición de esta sanción cuando el custodio incurra en delitos, o actos que sean considerados faltas o infracciones graves como las previstas en los artículos 32 y 42 fracciones I, II, III, IV, VII, VIII, X, XI, XII, XV, XVI, XVII, XVIII, y XX del presente Reglamento.

TITULO QUINTO

Capítulo único

De los estímulos y reconocimientos

Art. 51. El Director del Centro o el Jefe del Establecimiento, con base en la revisión y evaluación de la hoja de servicios que exista en el expediente de cada custodio, por consenso y a propuesta de cada grupo o del total de los elementos que integren el personal de seguridad y custodia y previo acuerdo con la superioridad, otorgará estímulos y reconocimientos para fomentar entre los servidores públicos el cumplimiento eficaz de su servicio, la lealtad, la disciplina, la honestidad, el espíritu de servicio y el ánimo constante de superación.

Art. 52. Los estímulos y reconocimientos que se otorguen a los custodios, serán con motivo de su desempeño en el servicio, siempre y cuando se hayan dado muestras de la siguiente naturaleza:

I. Al valor heroico, los reconocimientos se otorgarán:

a) Por el salvamento de personas o bienes, poniendo la vida en riesgo;

b) Por prevención de un accidente grave, poniendo la vida en riesgo; y

c) Por cumplir órdenes, de custodia y vigilancia de personas o bienes, arriesgando la propia vida;

II. Al mérito de seguridad y custodia o cumplimiento del deber:

a) Por el cumplimiento reiterado de comisiones de naturaleza excepcional; y

b) Por acciones en servicio, demostrando especial valor y celo profesional ante situaciones de enfrentamiento en condiciones de inferioridad numérica y de recursos;

III. Al mérito académico los reconocimientos se otorgarán:

a) Por el reiterado desempeño en el desarrollo académico, mejoras en sistemas de enseñanza y proyección de conocimientos afines y útiles a la función de los elementos de seguridad y custodia;

IV. A la perseverancia:

a) Por cinco, diez, quince, veinte, veinticinco y treinta años de servicio activo;

V. Póstumo. Los reconocimientos póstumos se otorgarán:

a) Como homenaje, a quienes se hayan hecho merecedores por los servicios que durante su vida, hayan prestado al Centro.

Art. 53. Los medios a través de los cuales se otorgarán los estímulos, reconocimientos o ascensos podrán ser mediante:

I. Oficios de reconocimiento;

II. Nota meritoria;

III. Diplomas;

IV. Certificados;

V. Reconocimientos económicos; y

VI. Otros que determine la autoridad.

TITULO SEXTO

Capítulo único
De las suplencias

Art. 54. Para el cumplimiento de sus funciones y atribuciones el Director del Centro Regional será suplido en sus ausencias por el Subdirector por medio de instrucciones escritas o verbales.

Las ausencias de los Jefes de Establecimiento, serán cubiertas por la persona que determine la Dirección.

Art. 55. El Subdirector será suplido en sus ausencias por el Jefe de Seguridad o el servidor público que determine el Director del Centro.

Art. 56. En los demás casos, las ausencias serán suplidas, por la persona que designe el Director del Centro o Jefe de Establecimiento Penitenciario.

Transitorios

Artículo primero. El presente Reglamento Interior entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Periódico Oficial, Organo de Gobierno del Estado.

Art. 2º Se derogan las disposiciones que contravengan el presente Ordenamiento.

Art. 3º Los Centros Regionales y los Establecimientos Distritales del Estado, deberán emitir sus manuales de organización y de procedimientos, en un término que no excederá de ciento ochenta días naturales, contados a partir de la entrada en vigor del presente Reglamento.

Dado en el despacho del Poder Ejecutivo a los diez días del mes de agosto de dos mil cinco.

«Sufragio Efectivo. No Reelección»

La Gobernadora del Estado
Amalia D. García Medina

El Secretario General de Gobierno
Tomás Torres Mercado

FICHA TÉCNICA

GENERAL

Número de decreto Periódico Oficial Fecha de publicación Inicio de vigencia Legislatura
71 3-sep-05 4-sep-05

Por tratarse de una disposición administrativa no contiene número de Decreto ni Legislatura

REFORMAS

Número de decreto Periódico Oficial Fecha de publicación Inicio de vigencia Legislatura
 

Ultimo cotejo de vigencia: septiembre de 2005