REGLAMENTO DE LA LEY PARA LA PROTECCIÓN Y BIENESTAR DE LOS ANIMALES EN EL ESTADO Y MUNICIPIOS DE ZACATECAS

Miguel Alejandro Alonso Reyes, Gobernador del Estado de Zacatecas, en ejercicio de las facultades que me confieren los artículos 82, fracciones II y VI, y 85 de la Constitución Política local; con fundamento en lo establecido por los artículos 2°, 6° y 7° de la Ley Orgánica de la Administración Pública de la Entidad; y

Considerando

El bienestar y la protección de los animales constituyen un elemento indispensable para consolidar una sociedad más equilibrada en armonía con los factores ambientales, pues son firmes pilares para sentar las bases de nuevas formas de coexistir con las distintas formas de vida que habitan el planeta.

Por ello se considera que brindar a los animales parámetros legales para garantizar su bienestar y protección constituye una obligación ética y moral de todos los individuos que componen a la sociedad.

Por lo anteriormente expuesto y fundado, he tenido a bien expedir el siguiente:

REGLAMENTO DE LA LEY PARA LA PROTECCIÓN Y BIENESTAR
DE LOS ANIMALES EN EL ESTADO Y MUNICIPIOS DE ZACATECAS

Capítulo I
Disposiciones generales

Artículo primero. El presente Ordenamiento es de observancia general en todo el territorio del Estado de Zacatecas y tiene por objeto reglamentar la Ley para la Protección y Bienestar de los Animales en el Estado y Municipios de Zacatecas, en lo relativo al cuidado y atención de los animales, así como el sacrificio de los mismos.

Art. 2º La aplicación de este Reglamento corresponde al Ejecutivo Estatal, por conducto del Instituto de Ecología y Medio Ambiente del Estado de Zacatecas, mismo, que será encargado de aplicar las sanciones previstas en la Ley para la Protección y Bienestar de los Animales en el Estado y Municipios de Zacatecas, sin perjuicio de las atribuciones de los servicios coordinados de salud, otras dependencias, federales y municipales, de conformidad con las disposiciones legales aplicables en el ámbito de su respectivas jurisdicciones.

Art. 3º Para efectos de este Reglamento y para facilitar la aplicación del presente Ordenamiento, se entenderá por:

I. Animal: ser vivo, pluricelular, con sistema nervioso desarrollado, que siente y se mueve voluntariamente y por instinto;

II. Bienestar animal: estado en que el animal tiene satisfechas sus necesidades biológicas, de salud, de comportamiento y fisiológicas, frente a cambios en su ambiente, generalmente impuestos por el ser humano;

III. Comisión: la Comisión Estatal para la Protección de los Animales del Estado de Zacatecas;

IV. Especie: unidad básica de clasificación taxonómica, formada por un conjunto de individuos que presentan las mismas características y que normalmente se reproducen entre sí;

V. Fauna silvestre: las especies animales que subsisten sujetas a los procesos de selección natural; que se desarrollan libremente; que sus poblaciones se encuentran bajo control del hombre, así como los animales domésticos que por abandono se tornen salvajes y que por ello sean susceptibles de captura y apropiación;

VI. Instituto: Instituto de Ecología y Medio Ambiente del Estado de Zacatecas;

VII. Ley: Ley para la Protección y Bienestar de los Animales en el Estado y Municipios de Zacatecas;

VIII. Reglamento: al presente Reglamento de la Ley para la Protección y Bienestar de los Animales en el Estado y Municipios de Zacatecas; y

IX. Sacrificio: acto de dar muerte sin dolor ni sufrimiento a los animales.

Art. 4º Las instituciones públicas, privadas y toda persona física o moral que tengan trato con animales deberán:

I. Proteger la vida y el crecimiento natural de las especies animales domésticos de compañía, de animales domésticos de producción, de animales de entretenimiento, de animales ferales y silvestres, de animales para enseñanza e investigación;

II. Favorecer el aprovechamiento y uso racional de los mismos, así como el debido trato humanitario;

III. Erradicar y sancionar el maltrato de los actos de crueldad para con los animales;

IV. Propiciar el respeto y consideración benéfica a los seres animales; y

V. Contribuir a la formación del individuo y a su superación personal, familiar y social, al inculcarle actitudes responsables y humanitarias hacia los animales.

Art. 5º El Instituto, con base en el presente Reglamento empleará las políticas necesarias para consolidar una cultura de protección y respeto a las diversas especies animales.

Los particulares, las asociaciones protectoras de animales y las organizaciones ambientalistas, prestarán su cooperación a las autoridades para alcanzar los fines que persigue este Reglamento en la forma especificada.

Art. 6º Se consideran como instrumentos de política ambiental con enfoque al bienestar animal los siguientes:

I. El programa estatal y los programas municipales de protección y bienestar de los animales;

II. El programa de educación ambiental con enfoque al bienestar de los animales;

III. El fondo estatal para la protección y bienestar de los animales;

IV. Los reglamentos municipales de protección y bienestar de los animales, las normas zoológicas; y

V. Los demás que designen las autoridades estatales y municipales y la Comisión.

Art. 7º Para la elaboración de las normas zoológicas, el Instituto de Ecología convocará públicamente, mediante un periódico de mayor circulación en el Estado a las asociaciones protectoras de animales, organizaciones de la sociedad civil, expertos de fauna, profesionistas médico veterinarios, instituciones educativas y de investigación.

La convocatoria referida en el párrafo anterior, se publicará dos veces con intervalo de siete días, en la que se mencionarán las bases para la elaboración y discusión del proyecto de la norma y la fecha de la primera sesión para llevar a cabo los trabajos necesarios.

Una vez acordado el proyecto de norma zoológica, el Instituto lo enviará a la coordinación general jurídica para la revisión del sustento legal y en su momento para la publicación en el Periódico Oficial, Órgano de Gobierno del Estado.

Art. 8º Serán objeto de tutela y protección, todos los animales domésticos y de cría, los animales domésticos de compañía, los animales domésticos de producción, los animales de entretenimiento, los animales ferales y silvestres aún los que se encuentren en cautiverio, los animales para enseñanza e investigación, siempre y cuando estos no estén expresamente reservados a la Federación.

Art. 9º El Instituto deberá procurar la creación de reservas y albergues de animales, por sí o con la participación de particulares, asociaciones protectoras, organizaciones ambientalistas o con los municipios para la salva guarda de estos, independientemente de que sean domésticos, de cría o silvestres mantenidas en cautiverio, siempre que se estime necesario su reubicación.

Art. 10. Los reglamentos municipales correspondientes a la materia de la Ley establecerán los requisitos y condiciones en que deban celebrarse los convenios con las asociaciones protectoras de animales referidas en el artículo 14 de la Ley.

Art. 11. El Ayuntamiento establecerá albergues con el objeto de proteger y fomentar el bienestar de los animales, dichos espacios deberán cumplir mínimamente con las siguientes características:

I. Tendrá un área de personal para la aplicación de vacunas, y el desarrollo de programas de interés estatal y municipal;

II. Podrán ser operados por las sociedades protectoras de animales y administrados por el ayuntamiento;

III. Integrarán un área lo suficientemente amplia en la que se incluya jaulas para cánidos, felinos, aves y reptiles;

IV. Contarán con un hospital o clínica veterinaria y medicamentos suficientes;

V. Estarán equipados con un incinerador o métodos de entierro sanitario;

VI. Contarán con lo servicios básicos como agua, energía eléctrica y drenaje, además se ubicarán fuera del área conurbada de conformidad con los planes de urbanización; y

VII. Dispondrán de vehículos equipados en forma apropiada para recolección de animales y personal certificado como médicos veterinarios, zootecnistas y personal de apoyo.

Art. 12. Los albergues realizarán algunos servicios elementales que manejarán cuotas de recuperación en los siguientes casos:

1. Vacunación básica de 2 a 3 salarios mínimos, excepto vacuna antirrábica.

2. Alimentación de 0.5 a 1.5 salarios mínimos por día.

3. Tratamiento de Scabiasis de, 1 a 3 salarios mínimos por día.

4. Desparasitación general de 0.5 a 1.5 salarios mínimos.

5. Ovariectomía en caninas de 4 a 5 salarios mínimos.

6. Ovariectomía en felinas de 3 a 5 salarios mínimos.

Art. 13. El Instituto en el ámbito de su competencia y dentro de sus programas, deberá difundir, por los medios apropiados, el contenido de este Reglamento, inculcando en el niño, en el adolescente y en el adulto, el respeto a los animales.

Art. 14. La Comisión como órgano técnico consultivo de las autoridades responsables, tendrán las facultades establecidas en la Ley y estará integrada de la forma siguiente:

I. El Director General del Instituto de Ecología y Medio Ambiente de Zacatecas;

II. Un representante de los Servicios de Salud;

III. Un representante del sector académico del área de ciencias biológicas; y

IV. Un representante de las asociaciones protectoras de animales.

Art. 15. La Comisión para su funcionamiento se estructurará de la siguiente manera:

I. Un presidente que será el director general del Instituto de Ecología y Medio Ambiente de Zacatecas;

II. Un secretario ejecutivo, que será elegido de entre los integrantes de la Comisión; y

III. Dos vocales que serán el resto de los integrantes de la Comisión.

Art. 16. Los vocales titulares designarán a la persona que los supla en sus ausencias. Ningún vocal recibirá retribución, emolumento o compensación alguna.

Capítulo II
De los animales en general

Art. 17. La Comisión sesionará por lo menos tres veces al año y las atribuciones de sus integrantes se especificarán en su reglamento interno.

Art. 18. Todo propietario, poseedor o encargado de un animal, que voluntariamente lo abandone o se libere por negligencia imputable a éste y por tal motivo el animal, cause daños a terceros, será responsable por el animal y los perjuicios que ocasionen, independientemente de la naturaleza del ámbito legal que sea aplicable, el propietario, poseedor o encargado podrá ser sancionado en los términos de este Reglamento.

Art. 19. La posición de un animal manifiestamente peligroso o feroz, deberá contar con una autorización o permiso específico del Instituto de conformidad a lo establecido en la Ley. En el supuesto caso de que el animal sea de los que puedan sacarse a la vía pública, deberá estar sujeto con una traílla o cadena y provisto de bozal, independientemente de la autorización de posesión que expida la dirección general de vida silvestres de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Art. 20. Para la autorización o permiso señalados en el artículo anterior, el poseedor ante el Instituto, debe presentar solicitud por escrito, fichado y firmado, especificando:

a) Nombre científico y común del animal;

b) Acompañar al escrito de una fotografía en el que se aprecie al animal en su totalidad;

c) Anexar un dictamen de un médico veterinario zootecnista respecto a la condición respecto a la condición de salud del animal; y

d) Anexar un croquis del sitio, jaula o lugar, y esquema de dimensiones del confinamiento.

Art. 21. Para pasear al perro en la vía pública, es necesario, que se le coloque una traílla o cadena y provisto de bozal, los poseedores deberán notificar al Instituto, siendo en todo momento responsabilidad del propietario, los daños que pudieran causar por el ataque a las personas o sus posesiones.

Art. 22. El Instituto, en un plazo que no excederá los cinco días hábiles, emitirá su resolución, respecto a la solicitud realizada, sea en forma positiva o negativa.

Art. 23. El Instituto podrá verificar la condición de confinamiento del animal, en cualquier momento, previa notificación al poseedor.

Art. 24. Los comercios dedicados a la venta de animales vivos, sean domésticos o de cría, se sujetarán a lo establecido en la Ley y el presente Reglamento. Dichos comercios requerirán de permiso otorgado por el Instituto y de las autoridades sanitarias del Estado.

Art. 25. Todo establecimiento dedicado a la venta de animales, deberán contar con las instalaciones y elementos necesarios que garanticen su bienestar; respetando las normas para tal efecto.

Art. 26. Las instituciones educativas que experimenten con animales deberán contar con autorización del Instituto, sin ella no se podrán realizar dichos experimentos.

Art. 27. Las personas que se dediquen al adiestramiento canino deberán de acreditar ante el Instituto, que están certificados como adiestradores caninos ante la Federación Canófila Mexicana A. C. para tal efecto, el Instituto avalará dicha acreditación y será ratificada anualmente.

Capítulo III
De las prohibiciones

Art. 28. Queda prohibida la posesión de un animal cuya especie esté considerada en peligro de extinción, salvo los casos en que por su condición, se realice con fines de conservación y repoblación en unidades de manejo y aprovechamiento de la vida silvestre. La persona que viole esta disposición será sancionada en los términos de la Ley y el presente Reglamento, sin perjuicio de la aplicación de las leyes vigentes en la materia.

Art. 29. Queda prohibido el comercio de toda clase de animales silvestres, protegidos o no, por la Norma Oficial Mexicana 059-SEMARNAT-2010 y otras disposiciones o instrumentos legales que en materia de fauna, existan.

Art. 30. Queda estrictamente prohibido el uso de animales vivos en las prácticas de tiro al blanco, entrenamiento de animales de guardia, de caza o de ataque o para verificar su agresividad.

Art. 31. También queda prohibido, como espectáculo, las peleas de animales de la especie canina, tanto en lugares públicos como privados.

Art. 32. Se prohíbe igualmente, azuzar a los animales para que se acometan entre ellos, con las excepciones señaladas en la Lay.

Art. 33. Queda estrictamente prohibido cualquier acto de crueldad contra animales domésticos o silvestres mantenidos en cautiverio, ya sea intencional o imprudencialmente.

Art. 34. Queda prohibida la venta de animales vivos a personas menores de edad, si no se satisfacen lo estipulado en el artículo 38 de la Ley.

Art. 35. Queda estrictamente prohibido realizar actos en perjuicio de algún animal vertebrado, producir la muerte de algún animal utilizando algún medio que prolongue su agonía o causando sufrimiento innecesario, mutilaciones orgánicas y las demás consideradas establecidas en el artículo 35 y 36 de la Ley.

Art. 36. Queda prohibido el obsequio, distribución o venta de animales vertebrados vivos, especialmente cachorros, para fines de propaganda o promoción comercial, premios de rifas, sorteos y loterías o su utilización o destino como juguete infantil.

Art. 37. Se prohíbe la venta de toda clase de animales domésticos vivos o muertos, sin permiso expreso, en cada caso, de las autoridades respectivas, con excepción de los destinados al abasto o consumo humano.

Art. 38. Queda estrictamente prohibido inmovilizar a los animales destinados al sacrificio de igual forma quebrarle las patas ni antes ni durante la realización del sacrificio; de igual forma introducir animales agonizantes al frigorífico o matar hembras en periodo próximo al parto.

Art. 39. Queda estrictamente prohibido transportar animales vivos arrastrándolos, suspendidos de su miembros superiores o inferiores por cualquier medio de transporte y tratándose de aves con las alas cruzadas.

Art. 40. Queda prohibido el sacrificio de animales por medio de métodos que no están reconocidos en la Ley.

Art. 41. Se prohíbe la presencia de menores de edad en los mataderos o en lugares donde se efectúen el sacrificio de animales.

Art. 42. Queda prohibido a los propietarios, encargados y empleados de los expendios de animales:

a) Mantener a los animales en locales que no sean los expresados en este Ordenamiento;

b) No suministrar agua y alimentos a animales mantenidos para su venta:

c) Someter a los animales a tratamientos rudos que les produzcan lesiones;

d) Colocar cualquier animal vivo colgado, en cualquier lugar;

e) Mantener a cualquier animal atado de una manera que le cause sufrimiento, o tener a las aves con las alas cruzadas;

f) Usar del llamado «embuche» de las aves;

g) Extraer pluma, pelo, lana o cerda en animales vivos o agonizantes;

h) Introducir animales vivos a los refrigeradores;

i) Mantener a los animales aglomerados;

j) Tener a la venta animales lesionados, o faltar de sacrificar inmediatamente a los animales que se hayan lesionado;

k) Tener animales a la luz solar directa por mucho tiempo, sin la posibilidad de buscar sombra;

l) Mutilar o pelar ranas y reptiles vivos, o descuartizar ranas, tortugas, peces, etc., antes de que se han muerto;

m) Tener las tortugas volteadas, o a la luz solar directa, por mucho tiempo, sin la posibilidad de buscar sombra y de mojar los carapachos; o mantenerlas vivas en bodegas muy frías por mucho tiempo; o jalarlas cruelmente por las patas. Se inhibirán por medio de jaulas, redes o arpillas;

n) Ejecutar en general cualquier acto cruel con los animales a que este capítulo se refiere.

Art. 43. Queda prohibido tener las aves y otros pequeños animales enjaulados, en las bodegas de las compañías de transportes o en los carros o camiones, por más de ocho horas sin proporcionarles agua y alimentos. Son responsables de la falta de cumplimiento de esta disposición los jefes de las bodegas y los encargados de los carros o camiones.

Capítulo IV
De los procedimientos de la denuncia,
inspección y verificación

Art. 44. Todo ciudadano podrá denunciar por escrito ante la autoridad que corresponda, los hechos actos u omisiones que atenten contra la vida y el bienestar de los animales en el territorio estatal. Si la denuncia fuera de la competencia federal en el término de tres días se deberá turnar a la autoridad que sea competente.

Art. 45. Las denuncias podrán presentarse por cualquier ciudadano o por cualquier sociedad protectora de animales. Para darle curso bastará, que se señalen los datos necesarios que permitan localizar a quien se denuncia, el nombre y domicilio de la persona o sociedad denunciante, así como los hechos actos u omisiones objeto de la denuncia.

El procedimiento de las denuncias se realizará conforme a lo dispuesto en el capítulo VI, de la denuncia ciudadana, del título octavo de la Ley de Equilibrio Ecológico y la Protección al Ambiente del Estado.

Art. 46. En cada uno de los municipios se integrará un padrón de médicos veterinarios voluntarios para el sacrificio de los animales. De dicho padrón se conformará un comité de vigilancia y verificación que auxiliará para la inspección y verificación del cumplimiento de la Ley y el presente Reglamento.

Art. 47. El comité de vigilancia y verificación tendrá funciones sólo en el municipio en el territorio municipal y sus cargos serán honoríficos, estructurándose para su funcionamiento según lo establezca su reglamento interno.

Art. 48. El comité referido en el artículo anterior, según lo establezca su reglamento interno, nombrará un representante que acompañará a la autoridad competente en las inspecciones o verificaciones, sin embargo, la inasistencia de dicho representante no será objeto de suspender la inspección o verificación. Así mismo, dicha inasistencia no afectará la validez del acta que de la inspección o verificación resulte.

Art. 49. El Instituto, los Servicios de Salud o el municipio podrán realizar visitas de inspección y verificación sujetándose al procedimiento establecido en el presente Reglamento.

Art. 50. La autoridad competente, deberá expedir a favor del que vaya a realizar las visitas de inspección o verificación, documento oficial que lo acredite o autorice a practicar la inspección o verificación, así como la orden escrita debidamente fundada y motivada, en la que se precisará el lugar o zona que habrá de inspeccionarse, el objeto de la diligencia y el alcance de ésta.

Art. 51. El personal autorizado, al iniciar la inspección se identificará debidamente con la persona con quien se entiende la diligencia, exhibirá la orden respectiva y le entregará copia de la misma con firma autógrafa, requiriéndola para que en el acto designe dos testigos.

En caso de negativa o de que los designados no acepten fungir como testigos, el personal autorizado podrá designarlos haciendo constar esta situación en el acta administrativa que al efecto se levante, sin que esta circunstancia invalide los efectos de la inspección.

En caso de no existir persona alguna que pudiera fungir como testigo en la diligencia, se hará constar también, esta situación en el acta respectiva, sin que esta circunstancia invalide la inspección.

Art. 52. En toda visita de inspección o verificación se levantará acta, en la que se hará constar en forma circunstanciada las irregularidades que se hubiesen presentado durante la diligencia, que presumiblemente constituyan infracciones en contra de la Ley o del presente Reglamento y cualquier violación a las demás leyes aplicables.

Concluida la inspección, se dará oportunidad a la persona con la que se entendió la diligencia para que en el mismo acto formule observaciones en relación con las irregularidades en el acta respectiva y para que ofrezca las pruebas que consideren convenientes.

A continuación se procederá a firmar el acta al margen y al calce por la persona con quien se entendió la diligencia, por los testigos, por el representante del comité de vigilancia y verificación y por el personal autorizado, quien entregará copia del acta al interesado.

Si la persona con quien se entendió la diligencia o los testigos se negaren a firmar el acta, o el interesado se negare a aceptar copia de la misma, dichas circunstancias se asentarán en ella, sin que esto afecte su validez y valor probatorio.

Art. 53. La persona con quien se entienda la diligencia estará obligada a permitir al personal autorizado el acceso al lugar o lugares sujetos a inspección, así como a proporcionar toda clase de información que conduzca a la verificación del cumplimiento de la Ley y demás disposiciones aplicables.

Art. 54. La autoridad competente podrá hacer uso de las medidas de apremio que considere necesarias para llevar a cabo las inspecciones, solicitar el auxilio de la fuerza pública para efectuar la visita de inspección o verificación, cuando alguna o algunas, personas obstaculicen o se opongan a la práctica de la diligencia, independientemente de las sanciones a que haya lugar.

Art. 55. Una vez levantada y recibida el acta de inspección por la autoridad ordenadora, se requerirá al interesado, propietario o responsable del establecimiento inspeccionado, mediante notificación personal o por correo certificado con acuse de recibo, para que adopte de inmediato las medidas correctivas o de urgente aplicación necesarias para cumplir con las disposiciones jurídicas aplicables, así como con los permisos o autorizaciones, fundando y motivando el requerimiento, señalando el plazo que corresponda y para que dentro del término de diez días hábiles, contados a partir del día siguiente a aquel en que se reciba la notificación, exponga lo que a su derecho convenga y, en su caso, aporte las pruebas que considere procedentes, en relación con las irregularidades asentadas en el acta de inspección respectiva.

El Instituto requerirá al interesado, propietario o responsable del establecimiento inspeccionado para que designe un domicilio dentro de su jurisdicción, a fin de llevar a cabo las subsecuentes notificaciones y en caso de que no lo designen, las notificaciones se realizarán a través de los estrados que se fijen en el propio Instituto, sin que por ello se configure una violación al procedimiento administrativo.

Admitidas y desahogadas las pruebas ofrecidas por el interesado o habiendo transcurrido el plazo a que se refiere el párrafo anterior, sin que haya hecho uso de ese derecho, se pondrán a su disposición las actuaciones, para que en un plazo de tres días hábiles, presente por escrito los alegatos que considere pertinentes.

Art. 56. Una vez recibidos los alegatos o transcurrido el término para presentarlos, el Instituto procederá, dentro de los treinta días naturales siguientes, a dictar por escrito la resolución respectiva, misma que se notificará al interesado, personalmente o por correo certificado con acuse de recibo.

Art. 57. En la resolución administrativa correspondiente, se señalarán o, en su caso, adicionarán, las medidas que deberán llevarse a cabo para corregir las deficiencias o irregularidades observadas, el término otorgado al infractor para satisfacerlas y las sanciones a que se hubiere hecho acreedor conforme a la presente Ley.

Dentro de los cinco días hábiles que sigan al vencimiento del plazo otorgado al infractor para subsanar las deficiencias o irregularidades observadas, éste deberá comunicar por escrito y en forma detallada a la autoridad ordenadora, haber dado cumplimiento a las medidas decretadas en los términos del requerimiento respectivo, para lo que se deberá dar a conocer esta obligación al interesado en el cuerpo de la resolución respectiva.

Cuando se trate de segunda o posterior inspección para verificar el cumplimiento de un requerimiento o requerimientos anteriores, y del acta correspondiente se desprenda que no se ha dado cumplimiento a las medidas previamente ordenadas, la autoridad competente podrá imponer las sanciones establecidas en la ley.

En los casos en que el infractor realice las medidas correlativas de urgente aplicación o subsane las irregularidades detectadas, en los plazos determinados por el Instituto, siempre y cuando el infractor no sea reincidente, ésta podrá revocar o modificar la sanción o sanciones impuestas.

Art. 58. El Instituto procurará la integración de un padrón de establecimientos y/o particulares que se dediquen a la cría y venta de animales domésticos o considerados como mascotas.

Art. 59. Para cumplir lo establecido en el artículo anterior se solicitará la siguiente información:

a) Nombre y/o razón social;

b) Domicilio;

c) Características de los animales en cría;

d) Acreditación de la supervisión médico-veterinaria; y

e) Permitir la verificación del lugar donde se encuentren los animales en cría.

Art. 60. El Instituto en coordinación con el ayuntamiento respectivo y la autoridad sanitaria implementarán la captura, por motivo de salud pública de perros y otros animales domésticos, que deambulen sin dueño aparente, sin placa de identidad y de vacuna antirrábica y ésta sólo podrá hacerse por personas debidamente adiestradas y equipadas, se efectuará únicamente a través y bajo la supervisión de las autoridades sanitarias y del Instituto, quienes evitarán cualquier acto de crueldad, tormento, sobreexcitación o escándalo público.

Art. 61. El animal capturado será depositado en un albergue para animales o zoológico y podrá ser reclamado por su dueño o poseedor, dentro de los tres días siguientes, quien deberá exhibir el correspondiente documento de propiedad o acreditar debidamente la posesión.

En caso de que el animal no sea reclamado a tiempo por su dueño o poseedor, las autoridades podrán sacrificarlo, vigilando el cumplimiento de la Ley y el presente Reglamento.

Art. 62. Los animales mamíferos destinados al sacrificio, deberán tener un periodo de descanso, en los corrales del rastro, no menor de doce horas, durante el cual deberá recibir agua y alimento, salvo los lactantes que deban sacrificarse inmediatamente. Las aves deberán ser sacrificadas inmediatamente después de su arribo al rastro.

Art. 63. Antes de proceder al sacrificio, los animales cuadrúpedos deberán ser insensibilizados utilizando para ello:

a) Anestesia con bióxido de carbono o algún otro gas similar;

b) Rifles o pistolas de émbolo oculto o cautivo, o cualquier otro aparato de funcionamiento análogo, concebido especialmente para el sacrificio de animales;

c) Electroanestesia; y

d) Cualquier procedimiento similar a los anteriores o innovación mejorada que insensibilice al animal para su sacrificio y que no perjudique el producto.

Art. 64. El sacrifico de aves se realizará por métodos rápidos, de preferencia el eléctrico o el descerebramiento, salvo alguna innovación mejorada que los insensibilice.

En su caso y considerando la índole de la petición que se formule, las autoridades podrán autorizar el degüello con sangría como medio para matar animales destinados al consumo humano siempre y cuando este procedimiento no les prolongue la agonía en forma cruel.

Art. 65. Queda expresamente prohibido el empleo de golpes o ahorcamiento, así como de ácidos corrosivos, estricnina, warfarina, cianuro, arsénico u otras substancias similares.

Art. 66. El Instituto procurará la instalación de establecimientos de resguardo temporal de animales en coordinación con los ayuntamientos y la autoridad sanitaria o convenir con los particulares, asociaciones protectoras de animales y organizaciones ambientales el establecimiento y operación de los mismos.

Art. 67. El Instituto en todo momento podrá verificar las instalaciones de las estancias o albergues de animales cuyos propietarios los hayan dejado en resguardo por cualquier motivo en dichos lugares para el exacto cumplimiento de la Ley y el presente Reglamento.

Capítulo V
De las responsabilidades y sanciones

Art. 68. El Instituto, los Servicios de Salud o el municipio para el establecimiento de las sanciones de las faltas a la Ley y el presente Reglamento tomará en consideración:

I. La gravedad de la infracción;

II. Las condiciones económicas del infractor;

III. La reincidencia, si la hubiere;

IV. El carácter intencional o negligente de la acción u omisión constitutiva de la falta; y

V. El beneficio directa o indirectamente obtenido por el infractor por el acto que motive la sanción.

Art. 69. Se considerarán reincidentes a quienes cometan una falta dentro del año siguiente a la fecha en que hubieren sido sancionados por violación a la Ley o su reglamento.

Art. 70. Las multas recaudadas por infracciones a la Ley o el presente reglamento, las autoridades competentes destinarán el 50% de los montos recabados al Instituto y el restante a los municipios que emprendan acciones relacionadas con las atribuciones que la Ley les confiere.

La imposición de cualquier sanción prevista por la presente Ley no excluye la responsabilidad civil o penal y la eventual indemnización o reparación del daño correspondiente que pueda recaer sobre el sancionado.

Artículos transitorios

Artículo primero. El presente Reglamento entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Periódico Oficial, Órgano del Gobierno del Estado.

Art. 2° Se derogan todas las disposiciones reglamentarias y administrativas que se opongan al presente Reglamento.

Dado en el despacho del señor Gobernador del Estado, en la ciudad de Zacatecas, Zacatecas, a los trece días del mes de junio del año dos mil once, en cumplimiento a lo establecido en el artículo 85 de la Constitución Política del Estado Libre y Soberano del Estado de Zacatecas.

Miguel Alejandro Alonso Reyes
Gobernador del Estado

Esaú Hernández Herrera
Secretario General de Gobierno

M. C. Julio Cesar Nava de la Riva
Director del Instituto de Ecología y Medio Ambiente de Zacatecas

FICHA TÉCNICA

GENERAL

Número de decreto Periódico Oficial Fecha de publicación Inicio de vigencia Legislatura
  54 6-julio-2011 7-julio-2011  

Por tratarse de una disposición de carácter administrativo, no contiene número de Decreto ni Legislatura.

Último cotejo de vigencia: octubre de 2011