ACUERDO ADMINISTRATIVO QUE CREA LA
«CRÓNICA DEL ESTADO DE ZACATECAS»

Miguel Alejandro Alonso Reyes, Gobernador del Estado de Zacatecas, en ejercicio de las facultades que me confieren los artículos 82 fracciones II y XI, 84 y 85 de la Constitución Política del Estado de Zacatecas; 2º, 6º y 7º de la Ley Orgánica de la Administración Pública de la Entidad; y

Considerando

El origen y la existencia de los compendiadores y recolectores que dan cuenta de la riqueza del pasado, tanto de la época prehispánica como la de los cronistas del periodo virreinal de México, manifiestan la antigüedad milenaria de esta noble labor y magnifican la importancia y la trascendencia de las personas que se dedicaron a reunir todo tipo de información que tuviere y siguiera teniendo una utilidad social, política, económica, cultural y de preservación de las tradiciones; que gracias a la información que ellos generaron se pueden estudiar y conocer esas realidades pasadas, en las cuales se continúa abrevando, como fuentes y referencias fidedignas y testimoniales que son, para guiar la recta y apropiada toma de decisiones de toda índole, de las cuales un sinnúmero de ellas se fundan en antecedentes históricos y en testimonios del pasado.

El Doctor Enrique Florescano nos revela en su obra Memoria mexicana que la primera imagen del recolector del pasado que nos da la historia de Mesoamérica es la del escriba que recoge los testimonios del pasado, que servía para darle cohesión a los grupos étnicos, hacía comunes orígenes remotos, identificaba tradiciones y luchas como propias de la idiosincrasia de los pueblos y reafirmaba la identidad del grupo. Para los mayas, por ejemplo, escribir y pintar eran sinónimos y el ejecutor de estas artes era considerado un personaje vital. En las imágenes de la época lo muestran utilizando sus instrumentos, el pincel y las pinturas en el acto mismo de trazar signos, leyendo y hojeando los libros pintados, lo mismo que en esas escenas frente al soberano. Asimismo, el Doctor Enrique Florescano asevera que entre los aztecas también se prolongó esta tradición. El tlacuilo es el depositario de los conocimientos antiguos, el que conserva y comunica los secretos contenidos en los libros pintados. Son los que están leyendo, los que cuentan o refieren lo que leen.

El escriba aparece como una persona que por sus conocimientos tiene el poder de ver y hacer ver lo que permanece oculto al común de los seres humanos.

Tras la conquista y la colonización española cambió la realidad de los pueblos mesoamericanos al igual que la forma de registro y explicación del pasado. Un gran número de europeos dieron cuenta del descubrimiento, de la conquista de las Indias Occidentales y del desarrollo histórico de los virreinatos. Algunos textos también registran datos relevantes de la época prehispánica, sin embargo, ese registro diligente constituye una apropiación de la naturaleza a través de la escritura. Comienza el inventario de la naturaleza del Nuevo Mundo. En ese sentido, el rey de España crea en 1532 el cargo de Cronista de las Indias y, más tarde en 1571, el de Cronista y Cosmógrafo Mayor de Indias, a fin de conocer puntualmente las dimensiones y posibilidades de explotación del mundo descubierto. El primer cronista-cosmógrafo oficial de las Indias fue Juan López de Velasco, quien en su geografía y descripción universal de las Indias plasma para la prosperidad una de las más antiguas descripciones de la ciudad de Zacatecas y de su entorno geográfico.

La figura del Cronista Mayor del Consejo Real de las Indias se creó legalmente y quedó consignada en la Recopilación de leyes de los reinos de las Indias [1681], Tomo Primero, Título XII, donde se hace referencia a la misión del cronista, su salario y la presentación anual de lo que hubiere escrito.

Los primeros cronistas que escribieron sin el amparo de este título y que con extensión y amplitud se ocuparon en el siglo XVI de los hechos de las Indias Occidentales son: Pedro Mártir de Anglería [1457-1526], Gonzalo Fernández de Oviedo [1478-1557], fray Bartolomé de las Casas [1474-1566] y Joseph de Acosta [1540-1600]. En los textos de los cuatro no sólo se encuentra la unidad que indica el tema que tratan y su contemporaneidad, sino también la honda diversidad de sus mundos, de sus conceptos, lo distinto y bien singularizado de su enfoque de hechos y realidades. A partir de esa época, las crónicas, con una finalidad concreta y delimitada en torno de cada región, conquista o empresa, se multiplican prodigiosamente, tal como lo señala el historiador Alberto M. Salas en su obra Tres Cronistas de Indias [1986].

Desde la época virreinal, una pléyade de personajes [zacatecanos y visitantes], generaron las crónicas de innumerables acontecimientos que constituyen una fuente esencial e indispensable para el conocimiento de las realidades pasadas de la ciudad de Zacatecas y su región. Entre ellos: José Antonio Alcocer, Elías Amador, Fidencio Berumen, Juan Ignacio María de Castorena Ursúa Goyeneche y Villarreal, José María Esteban Bezanilla, Fernando Calderón, Juan N. Carlos, Matías de la Mota Padilla, Alonso de la Mota y Escobar, Joseph de Rivera Bernárdez, Cuauhtémoc Esparza Sánchez, Ramón López Velarde, Mauricio Magdaleno, Zenaido Rodríguez, Samuel Salinas, Elías y Severo Amador, Daniel Kuri Breña, Roberto Ramos Dávila, José Francisco Sotomayor, Salvador Vidal, Alfonso Toro, José María Varela de la Torre, entre otros destacados fedatarios de la historia, que dejaron testimonios de su tiempo y aun de épocas ancestrales.

A mediados del siglo XX, el Gobernador del Estado Pedro Ruiz González le confirió el nombramiento de cronista de la ciudad de Zacatecas, al señor Fidencio Berumen, quien falleció en 1974. Por su parte, el maestro Salvador Vidal también desempeñó este cargo hasta poco antes de su fallecimiento en 1972. El 2 de enero de 1976, el maestro Roberto Ramos Dávila asume la titularidad de la crónica de la ciudad y en 1992, el de cronista del Estado de Zacatecas, nombramiento expedido por el Gobernador Pedro de León Sánchez y ratificado en ese mismo año por el nuevo mandatario, Arturo Romo Gutiérrez.

En la época contemporánea, se utiliza el término «Cronista» para designar a la persona poseedora de un manifiesto y probado interés y conocimientos en el estudio, la investigación histórica, las costumbres y las tradiciones que escribe hechos de interés histórico de los acontecimientos sociales, culturales, políticos y todo lo relacionado con lo más importante, significativo y simbólico de un pueblo. Pero evocando el concepto, la vocación y las funciones que realizaban los antiguos recolectores del pasado de la época prehispánica, el cronista contemporáneo sigue su ejemplo y también contribuye al rescate, preservación, custodia, difusión y fomento del patrimonio cultural, tangible e intangible de su pueblo, bajo la única prerrogativa de servir a toda la sociedad.

Hasta el momento no existe en la Entidad un repositorio ni una institución que reúna las crónicas manuscritas o impresas que aportaron y aportan cronistas natos y oficiales para que se resguarden, conserven y difundan para la posteridad y con el propósito riguroso de preservar estas fuentes para la consulta o el aprovechamiento social, sobre todo, por tratarse de un caudal histórico de un valor inaudito para un Estado que posee una inigualable herencia cultural, con tres cabeceras municipales que han recibido el nombramiento de «Pueblos Mágicos» [Jerez, Teúl de González Ortega y Sombrerete]; una Entidad con una capital que ha sido inscrita dos veces en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO, y que en 2010 recibió la distinción de «Heroica Ciudad». Del mismo modo que Herodoto de Halicarnaso, el padre de la historiografía de Occidente, aconsejaba recoger los acontecimientos para que no llegase «a desvanecerse con el tiempo la memoria de los hechos públicos de los hombres» y ateniéndonos al espíritu de este grandioso pensamiento…

Por lo anteriormente expuesto y fundado he tenido a bien emitir el siguiente:

ACUERDO ADMINISTRATIVO QUE CREA LA
«CRÓNICA DEL ESTADO DE ZACATECAS»

Capítulo I
Disposiciones generales

Artículo primero. El presente Acuerdo Administrativo Crea la Crónica del Estado de Zacatecas, con el objeto de realizar y coordinar actividades de registro de los acontecimientos contemporáneos y del rescate de la tradición oral, así como salvaguardar, estudiar y difundir la memoria histórica del Estado de Zacatecas.

Art. 2º La Crónica del Estado de Zacatecas, tiene la finalidad de coadyuvar con las instituciones y la sociedad en las tareas de preservación, defensa y divulgación del patrimonio cultural del pueblo zacatecano, contribuyendo con lo anterior al desarrollo integral de esta Entidad Federativa.

Art. 3º La Crónica es un órgano desconcentrado de la Secretaría General de Gobierno, desempeñará las acciones y programas apegados a la verdad histórica, mediante hechos documentados, para el eficaz cumplimiento de sus funciones.

Art. 4º Para los efectos del presente Acuerdo, se entenderá por:

I. Titular del Ejecutivo: al titular del Poder Ejecutivo;

II. Secretaría: a la Secretaría General de Gobierno;

III. Secretario: al titular de la Secretaría;

IV. Crónica: a la Crónica del Estado de Zacatecas; y

V. Cronista: al Cronista del Estado de Zacatecas.

Capítulo II
De la Crónica

Art. 5º Para el cumplimiento de sus objetivos la Crónica tendrá las siguientes funciones:

I. Contribuir al enriquecimiento, sistematización y recopilación de la información acerca de la historia y tradiciones del Estado;

II. Registrar los principales acontecimientos contemporáneos del Estado;

III. Reunir y resguardar los registros que realizan los cronistas municipales de la Entidad;

IV. Promover la formación y actualización académica permanente de los cronistas municipales para el óptimo desempeño de su labor;

V. Realizar la investigación histórica en las distintas regiones del Estado, procurando la publicación de los resultados;

VI. Difundir la memoria histórica del pueblo zacatecano en los ámbitos local, nacional e internacional;

VII. Organizar o participar en los diversos actos donde se promuevan los valores cívicos, la cultura del reconocimiento y la memoria histórica de Zacatecas;

VIII. Integrar, acrecentar y abrir a la consulta pública un acervo especializado en tópicos y autores zacatecanos;

IX. Promover el estudio, rescate y difusión de las tradiciones populares;

X. Coadyuvar en las labores de preservación del patrimonio material e inmaterial de la Entidad; y

XI. Las demás que le sean conferidas por el titular del Ejecutivo y el Secretario.

Art. 6º Para el desarrollo de sus funciones, la Crónica tendrá su domicilio en la ciudad de Zacatecas, capital del Estado del mismo nombre o zona conurbada.

Art. 7º Para el cabal desempeño de sus funciones, la Crónica estará integrada por las áreas administrativas siguientes:

I. Departamento de acopio y control de acervos;

II. Departamento de investigaciones históricas;

III. Departamento de difusión de la memoria histórica;

IV. Departamento editorial; y

V. Departamento administrativo.

Art. 8º Las funciones de las áreas administrativas, se establecerán en su reglamento interior.

Capítulo III
Del Cronista

Art. 9º El Cronista debe ser capaz de ordenar y transmitir los acontecimientos de la población del Estado, con sujeción a la verdad histórica.

Art. 10. El nombramiento de Cronista será expedido por el titular del Ejecutivo a la persona que se haya distinguido por su trayectoria de estudios, investigación y difusión de la cultura y tradiciones, además de reunir los requisitos siguientes:

I. Tener la nacionalidad mexicana;

II. Contar con el título de licenciatura relacionada con las humanidades o que se haya distinguido por sus conocimientos en historia y cultura de la Entidad;

III. No desempeñar otro cargo, empleo o comisión a excepción de Cronista y la docencia; y

IV. Tener un mínimo de 20 años de residencia en el Estado.

Art. 11. El cronista durará en su encargo ocho años, periodo que podrá ratificarse.

Art. 12. Son funciones del Cronista las siguientes:

I. Mantener un intercambio de información con cronistas, personas o instituciones interesadas en la historia de Zacatecas de los ámbitos Estatal, nacional e internacional;

II. Organizar conferencias, simposios y mesas redondas, que tengan por objeto enriquecer el acervo cultural del Estado;

III. Coordinar los trabajos de actualización y publicación de la monografía Estatal y de los municipios;

IV. Coadyuvar en la protección y conservación del patrimonio cultural del Estado;

V. Investigar y recopilar las tradiciones populares;

VI. Narrar crónicas pasadas y sucesos del presente;

VII. Realizar investigaciones históricas y publicarlas;

VIII. Colaborar con asociaciones culturales y sociales;

IX. Rescatar la historia oral para la conservación de la memoria popular;

X. Convocar a los cronistas municipales para consolidar su formación académica y mantener un intercambio permanente de información;

XI. Organizar actividades académicas que tengan por objeto la reflexión, la difusión de la memoria histórica y el enriquecimiento del acervo cultural del Estado;

XII. Celebrar convenios de colaboración y coordinación, con instancias relacionadas en la materia con instituciones del sector público, social y privado;

XIII. Asesorar y brindar información a las instituciones encargadas de la conservación del patrimonio histórico; y

XIV. Las demás que le asigne el titular del Ejecutivo y el Secretario.

Artículos transitorios

Artículo único. El presente Acuerdo Administrativo, entrará en vigor al día siguiente de su publicación en el Periódico Oficial, Órgano del Gobierno del Estado.

Dado en el despacho del Poder Ejecutivo del Estado, a los siete días del mes de septiembre del año 2012, en cumplimiento a lo establecido por el artículo 85 de la Constitución Política del Estado de Zacatecas, se expide el presente Acuerdo Administrativo, para su debida aplicación y observancia.

Atentamente.
«Sufragio Efectivo. No Reelección»

Gobernador del Estado de Zacatecas
Miguel Alejandro Alonso Reyes

El Secretario General de Gobierno
Esaú Hernández Herrera

FICHA TÉCNICA

GENERAL

FICHA TÉCNICA

GENERAL

Número de decreto Periódico Oficial Fecha de publicación Inicio de vigencia Legislatura
  72 08-septiembre-2012 09-septiembre-2012  

Por tratarse de una disposición de carácter administrativo, no contiene número de Decreto ni Legislatura.

Último cotejo de vigencia: Septiembre del 2012